Explotación sexual de niñas y adolescentes puesta en evidencia

Explotación sexual de niñas y adolescentes puesta en evidencia

La corrupción de menores que actúa a la sombra en proximidades de sitios concurridos por visitantes no ha recibido en el país el antídoto de la persecución efectiva y minuciosa que lleve a la cárcel a los traficantes de sexo y proteja a la sociedad de un mal que se ceba en la pobreza y la marginación.

Un estudio auspiciado por Participación Ciudadana comprobó que la débil judicialización de los casos de trata de personas ha dado espacio al reclutamiento de niñas y adolescentes para ejercer la prostitución en ámbitos de municipios con atractivos turísticos en los que no deben estar presentes en magnitud ofertas carnales proscritas.

Adultos hundidos en los más bajos niveles de vida y valores, caen seducidos por el dinero que acaba con su dignidad y les convierte en proveedores y cómplices de negocios deshonrosos que deben ser perseguidos.

República Dominicana presenta una elevada deserción escolar desde los primeros niveles de la enseñanza que puebla barrios y suburbios de un recurso humano inepto, sin mayoría de edad ni preparación para las fuentes laborales convencionales, expuesto a uno y mil caminos divorciados de la ley y la moral.

Solo el Estado puede contraponerse con herramientas y barreras efectivas a la libre circulación de los mercaderes que convierten a seres de minoría de edad en mercancía sexual, una degeneración propiciada por la miseria que hace vulnerable a una buena parte de la población joven dominicana en diversos sitios.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas