Expo Roma 2030

Expo Roma 2030

Stefano Queirolo Palmas Y Katja Afheldt

Un paseo por el centro de Roma basta para entender por qué se le conoce como la Ciudad Eterna. Su historia se superpone sin borrarse, en una preciosa estratificación para los estudiosos, única para los habitantes y fascinante para los visitantes de todo el mundo. Desde hace casi tres mil años, la capital de Italia es ejemplo de continuidad, capacidad de adaptación a los cambios y de reinventar su presente. De ello da fe su profunda riqueza artística, testigo del ajuste de Roma a las cambiantes circunstancias a lo largo de los milenios. La ciudad se presentó para acoger la Exposición Universal del 2030.

Desde la Antigüedad, Roma muestra el camino hacia soluciones vanguardistas según las exigencias de las comunidades que allí vivían. Un claro ejemplo es la innovadora red de acueductos que le dio a Roma el sobrenombre de Regina Aquarum (Reina de las Aguas) o la red de calzadas que unían la Ciudad Eterna con las provincias de la península del Imperio (todos los caminos llevan a Roma). La visión que Roma quiere aportar a la Expo nace de su propia capacidad de interpretar el patrimonio pasado y presente, con vistas al futuro.

Desde su fundación, Roma, situada en el centro del Mediterráneo y cruce de tres continentes, atrajo ideas y talentos desde más allá de sus fronteras. El extraordinario conjunto de arte y cultura que atesora no habría sido posible sin la contribución de otras culturas.

El resultado de una combinación única de historia, naturaleza y personas que hace de Roma una Capital moderna, destino de millones de visitantes y donde, como hace dos milenios, la gente convive bajo la bandera de los valores de la libertad y la aceptación mutua.

Roma es también la metrópolis con más zonas verdes de Europa: sus parques urbanos, las villas históricas y las reservas naturales aportan un equilibrio especial, una integración antigua entre ciudadanos y naturaleza que puede representar un ejemplo para el futuro. No es casualidad que Roma sea el mayor municipio agrícola de Europa: dentro de su perímetro se desarrolla una intensa actividad de cultivos, a menudo innovadores.

Puede leer: ¿Quieres ser Politur? Estos son los requisitos

Roma no ha optado por una propuesta con un impacto mediático sencillo: no quiere captar la atención basándose únicamente en su pasado. En su lugar, adoptó un lema en su programa que se centra tanto en el presente como en el futuro: “Personas y territorios: regeneración urbana, inclusión e innovación”. El tema plantea un reto común a todos los países de la comunidad internacional, que hace referencia a las recomendaciones de las Naciones Unidas definidas en la Agenda 2030.

Esta opción temática afecta a todo el planeta y sus habitantes. Abarca ámbitos como la evolución y la regeneración de nuestros territorios bajo la amenaza del cambio climático y sus efectos devastadores, la diversidad y la exclusividad de nuestras comunidades, la sostenibilidad de nuestras aglomeraciones urbanas y la economía circular, la descentralización y la movilidad local, nacional e internacional y la conectividad digital como motor del desarrollo económico y social.

Expo Roma 2030 pretende afrontar estos asuntos, estimular el debate, señalar un camino compartido e identificar soluciones comunes.

Roma pretende afrontar este camino no exponiéndose, sino ofreciendo a los países participantes una vía operativa de colaboración, que tendrá su punto de llegada en la Expo y, en los años que nos separan de la cita, la puesta en marcha de proyectos e iniciativas comunes centrados en las diferentes experiencias y necesidades nacionales. La ciudad se encuentra también en el centro de un sistema de transportes único en el mundo: desde el aeropuerto se puede llegar en menos de dos horas de vuelo a las principales capitales europeas de los Balcanes, norte de África y Oriente Medio, y en tres horas a los destinos de toda la región euro mediterránea, como Ankara, Beirut o El Cairo.

Un avanzado sistema de enlaces aéreos, autopistas o trenes de alta velocidad permite llegar fácil y rápidamente a los principales destinos italianos. En el 2030, estos tiempos se reducirán casi a la mitad gracias a las nuevas inversiones planificadas por el gobierno italiano.

Roma es también la capital mundial de la diplomacia. Acoge las embajadas de 139 naciones diferentes, además de las acreditadas en la Santa Sede y San Marino. Alberga más de 130 representaciones de los organismos de las Naciones Unidas, encargados de la alimentación y la agricultura (FAO, FIDA, PMA).

Roma es incluso un lugar de extraordinario movimiento social, sede de numerosas asociaciones culturales y ONG, que abarcan desde la solidaridad hasta la asistencia, de la educación al fomento de la alfabetización tecnológica, del sector agroalimentario a la promoción de la defensa ambienta.

Roma tiene un vínculo inseparable con América Latina: en un barrio de Roma, en el año 1805, Simón Bolívar hizo el solemne “Juramento de Montesacro”. Y Roma es también el epicentro del diálogo interreligioso mundial, con el pontificado del Papa Francisco. Los dos Jubileos (Años Santos) convocados por la Iglesia Católica en Roma en el 2025 y en el 2033, constituirán, junto a la Expo 2030, una oportunidad única, para que decenas de millones de personas de todo el mundo, creyentes y no creyentes, visiten Roma. Italia no necesita carta de presentación en América Latina. Desde hace siglos, mantenemos una relación profunda y clara, sin implicaciones coloniales, recíprocamente respetuosa, basada en la cooperación y en la colaboración mutua.

República Dominicana es el hogar de una histórica comunidad de italianos e ítalo-descendientes que, desde hace casi dos siglos, se integró perfectamente contribuyendo al progreso de este país, y de una comunidad más reciente que también está fortaleciendo sus raíces en el país caribeño. Italia, a su vez, cuenta con una creciente comunidad dominicana, la cuarta más grande de toda la diáspora dominicana en el exterior y también la cuarta en el envío de remesas a las familias en el país.

Esta historia de respeto y colaboración recíproca favorece la instauración precisamente en Roma, del primer organismo intergubernamental entre un país europeo y América Latina: la Organización Internacional Ítalo-latinoamericana (IILA), activa desde 1966.

República Dominicana es también un socio privilegiado de la Unión Europea, de la que Italia es país fundador. La candidatura de Roma lleva consigo los valores y principios fundamentales de la Unión Europea: desarrollo verde e inclusivo, ciudades inteligentes, respeto a los derechos humanos y muchos más. Italia es el único país candidato de la Unión Europea y la Expo se convertiría en una puerta de entrada no solo a Italia, sino a toda Europa.

La última Exposición Universal se celebró en un país árabe, en los Emiratos Árabes Unidos (Dubai 2020-2021). La próxima se celebrará en Asia, en Japón (Osaka 2025). Dada la falta de ciudades candidatas de África y América Latina, es legítimo esperar que el 2030 se celebre en una nación de la Unión Europea.

¡Los esperamos en Roma!
Stefano Queirolo Palmas – Embajador de Italia en la República Dominicana.

Katja Afheldt – Embajadora de la Unión Europea en la República Dominicana.