Exportación lambí continúa prohibida

POR  ODALIS  MEJIA
Los permisos para la exportación de lambí continúan paralizados hasta que las poblaciones del crustáceo se hayan  recuperado y sea levantada la sanción que pesa sobre el país por su sobre explotación, afirmó ayer Amarilis Polonia, directora de Biodiversidad y Vida Silvestre de la Secretaría de Medio Ambiente.

Polonia informó que en la actualidad se inició la segunda fase de evaluación de las poblaciones para determinar su  nivel de reproducción, luego que se acogieran las recomendaciones de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES) que prohibió la exportación de lambí desde la República Dominicana debido a que su caza abusiva diezmó la producción del crustáceo. Ayer Medio Ambiente celebró un taller de capacitación en la aplicación de CITES como parte de los compromisos del país frente a la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD) y el Tratado de Libre Comercio con Centro Centroamérica, Estados Unidos y República Dominicana (DR-CAFFTA).

Polonia afirmó que en el país existen diferentes niveles de amenaza de especies de flora y fauna. Entre los animales amenazados están el cocodrilo, la iguana carey, la cotorra. Según Polonia a favor de estos se han tomado medidas que han bajado su grado de vulnerabilidad.

Con el taller, explicó, se busca que los técnicos  del sector manejen las herramientas indispensables para que el libre comercio de plantas y animales silvestres, sus productos y derivados se realice dentro de un marco legal de protección a la biodiversidad. Uno de los objetivos de CITES es evitar que el comercio  ilegal ponga en peligro de extinción especies de plantas y animales silvestres tanto a nivel nacional e internacional.

En el encuentro, Sixto Incháustegui, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, expresó que es  necesario incrementar la formación de especialistas que sirvan de base a las decisiones de la Autoridad Científica, que es el órgano que asesora a las autoridades sobre las exportaciones de especies silvestres del país.

Dijo que es preferible que la Autoridad Científica sea desempeñada por una institución con conocimiento científico que esté en contacto directo y constante, tanto con especialistas de fauna como especialistas en flora de su país.

 

Señaló además que el citado órgano es vulnerable a las decisiones políticas administrativas y en ocasiones cuando  existen intereses económicos encontrados se hace difícil que predomine la decisión técnica, llegándose a la violar la Convención CITES.

Mientras que Teresa Telecky de la Humane Society International, entidad que auspició el taller, reconoció que la República Dominicana ha tomado algunas medidas legales para cumplir con  la convención de CITES, lo cual es muy importante.

En el taller de capacitación participaron representantes de la Secretaría de Agricultura,  el  Parque Zoológico Nacional,  Jardín Botánico,  Acuario Nacional, Procuraduría Ambiental, Policía Ambiental y Grupo Jaragua. Desde el año 1982, la República Dominicana es parte de los 169 países  miembros de CITES.