Expresa dudas viabilidad de proyecto zonas francas

http://hoy.com.do/image/article/479/460x390/0/13B2C309-836E-4A15-B87C-4ECF6691E8FA.jpeg

Las dudas sobre la futura convergencia entre el sector industrial local y las zonas francas arropan a los industriales del país, a propósito del anteproyecto que el secretario de Hacienda, Vicente Bengoa,  entregó al Presidente de la República Leonel Fernández y que permite, entre otras cosas,  a las empresas que operan libre de impuestos vender su producción en el mercado local.

El presidente de la Federación de Asociaciones Industriales (FAI), Ignacio  Méndez, consideró que son demasiadas las diferencias que existen entre los sectores zona franca e industrial, por lo que existen áreas específicas o subsectores industriales para los cuales el anunciado ante-proyecto  podría significar el “palo de la gata”, pues podría llevarlos a desparecer.

 A juicio del dirigente industrial habrá que esperar lo que pasará en el futuro y ver si existe una agenda sostenible para que ambos sectores sean tratados de manera igualitaria.

“Los dominicanos siempre hemos sido tan poco futuristas en las decisiones que tomamos, siempre tomamos decisiones para resolver el momento y nos olvidamos del futuro, por lo que esperamos sea una decisión permanente”, dijo.

Aunque el dirigente industrial consideró que el sector de zonas francas es de vital importancia y que es necesario preservarlo e incorporarlo a la economía de una forma contributiva, advirtió que esto no debe hacerse en  desmedro de otros sectores.

Consideró que   pudiera aprovecharse la oportunidad que  ofrece el anuncio de Bengoa para iniciar un proceso de  convergencia de ese sector con el industrial, pero  expresó sus dudas de que esto se logre   por la forma en que son manejados los temas de interés nacional con miras hacia el futuro.

Afirmó que el anteproyecto  ha sido manejado con hermetismo, por lo que se conocen pocos detalles del mismo.  Dijo esperar que cuando  el anteproyecto llegue al Congreso Nacional sea abierto un debate  donde se den a conocer todo lo relacionado al tema.

El informe establece que las empresas  están obligadas a pagar 14 gravámenes diferentes, de los cuales las industrias pagan 12 y   las zonas francas están exentas de 11 de ellos.

Las claves

1.  Dudas

El presidente de la FAI expresó existen dudas sobre convergencia sector zona franca e industrial.

2.  Diferencia

Ignacio Méndez considera hay demasiadas diferencias entre ambos sectores, por lo que hay que buscar medidas que no vayan en  detrimento del sector industrial.

 3.  Hermetismo

Considera ante proyecto es manejado con hermetismo.

El 2.5% generaría inequidad

Aunque el anteproyecto anunciado por Bengoa, contempla de   un impuesto único de 2.5 por ciento sobre las ventas de las zonas francas en el mercado local, además del ITBIS y el selectivo al consumo, sectores industriales del país  consideran que generaría una situación de inquidad en perjuicio de la industria local.

Esto así porque, según se ha explicado,   la industria local paga el 25 por ciento de sus beneficios por concepto del impuesto sobre la renta, lo que equivaldría a  7 por ciento sobre sus ventas, nivel significativamente mayor al impuesto único de 2.5 por ciento que se pretende establecer para las ventas de las zonas francas en el mercado interno.

El 2.5 asumiría que la rentabilidad de las zonas francas es de  10 por ciento, pero en realidad hay empresas de ese sector con una rentabilidad superior al 25 por ciento.

Los expertos en comercio exterior Hugo Rivera y Manuel B. Díaz Franjul, han afirmado que el Gobierno no está obligado a desmontar ahora el régimen de zonas francas, ya que ni los acuerdos de la OMC ni el DR-CAFTA los establecen así, contrario a informaciones que se han ofrecido en se sentido.

Ambos especialistas han señalado que  una resolución del DR-Cafta el 13 de julio de 2007  permite mantener los requisitos de desempeño utilizados en el régimen de Zonas Francas en el período de transición hasta el final de 2013, con un período final de eliminación gradual de dos años, hasta el  31 de diciembre de 2015. Entre los países beneficiarios de esta decisión está la República Dominicana.