Expulsión españoles de Cuba desata tormenta

MADRID (AFP).- Una tormenta política se desató en España, con graves intervenciones de la oposición de derecha, tras la expulsión por las autoridades cubanas, el viernes, de parlamentarios españoles que asistían al primer encuentro público de la disidencia cubana.

La cancillería española había protestado el viernes ante la embajada de Cuba en Madrid por la expulsión “inaceptable” de dos ex senadoras del Partido Popular (PP, derecha) y de un diputado catalán de Convergencia i Unió (CiU, democristiano).

Este último, Jordi Xuclá, se quedó en Cuba por las presiones de la embajada española en La Habana, pero a condición que no participara en la Asamblea para promover la Sociedad Civil, primer encuentro público de la disidencia cubana en varias décadas y foco del conflicto entre el gobierno castrista y los países europeos por las expulsiones de parlamentarios que participarían en ella.

En un virulento discurso en Valencia, el presidente del Partido Popular (PP, derecha opositora), Mariano Rajoy, criticó este sábado duramente al gobierno por ser “amigo” de dos dirigentes “bananeros” y “hacerse el simpático” ante ellos, en referencia al “tirano” cubano Fidel Castro y al venezolano Hugo Chávez, al que calificó de “desquilibrado” y “memo”.

Rajoy aprovechó el incidente diplomático para criticar ácidamente la política exterior del gobierno y preguntar a sus seguidores “¿para qué sirve un gobierno que reduce su política exterior a hacerse amigo de dos dictadores bananeros”, que están “generando tensión en toda Sudamérica?”.

Sin embargo, las críticas a la actuación de las autoridades cubanas no sólo provino de la derecha opositora.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos consideró la situación “inaceptable”, mientras que el presidente socialista de la Junta de Andalucía, Manuel Chávez dijo que “con lo que ha hecho Fidel Castro no facilita las normalización de las relaciones de Cuba con Europa”.

Por su parte, el coordinador general de Izquierda Unida (IU, ex comunistas), Gaspar Llamazares, dijo que “la noticia es que en Cuba se esta realizando una reunión de la disidencia más extremista vinculada a Miami y a los Estados Unidos, y se está realizando con normalidad”, pero “lo preocupante es que la derecha más extrema de Europa, entre ellas la española, ha apostado por la provocación y no por favorecer un proceso de diálogo con Cuba”.

Las dos ex legisladoras fueron expulsadas el jueves de Cuba “sin motivo”, afirmó a la prensa el secretario de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, quien expresó su “más rotunda repulsa” por lo ocurrido.

Ambas estaban con visa de turista en “viaje de placer” en Cuba, insistieron fuentes partidarias a la AFP.

Sin embargo en La Habana, la economista cubana Marta Beatriz Roque, afirmó que las dos españolas “eran esperadas” la mañana del viernes en la apertura de la reunión general de la citada Asamblea.

El ministerio de Asuntos Exteriores convocó la noche del viernes con caracter de “urgente” al embajador de Cuba en España, Alberto Velazco San José, para “pedir explicaciones” sobre lo ocurrido con las ex senadoras Isabel San Baldomero y Rosa López Garnica y el diputado Jordi Xuclá.

Velazco no pudo asistir a la reunión y fue el segundo responsable de la embajada y este sábado el ministerio de Asuntos Exteriores restó trascendencia al hecho de que asistiera el segundo de la legación diplomática cubana en España.

“El embajador estaba en un acto y en esos casos, si no puede el embajador va el segundo”, dijeron fuentes de la Oficina de Información Diplomática (OID).