EXQUISITO CONCIERTO de Aisha Syed en Carnegie Hall

4C_¡Alegría!_17_1,p01~(1)

Haber tenido la oportunidad de asistir a la presentación de una artista dominicana de la categoría de la violinista Aisha Syed en el emblemático “Carnegie Hall” de la ciudad de Nueva York, escenario en el que se han presentado grandes figuras internacionales, ha sido una experiencia inolvidable.

Los aplausos que le tributó el público que colmó el aforo del “Zankel Hall” de dicho teatro a su magistral actuación produjo en nosotros una íntima satisfacción. El recital ofrecido por Aisha Syed abarcó diferentes géneros, lo que le permitió mostrar su versatilidad de artista contemporánea. El excelente acompañamiento brindado por el pianista Martin Labazevitch fue determinante para la espléndida noche musical.
En homenaje al país anfitrión, Aisha inició el recital con la Suite para violín y piano del compositor estadounidense William Grant Still.
Los tres movimientos de esta suite están inspirados en el “Renacimiento de Harlem”, explosión cultural social y artística que tuvo lugar en Nueva York, durante los años 20 del pasado siglo.
La violinista transmite el espíritu de cada movimiento con pasión y maestría. En alas de la música pasamos de Harlem a Andalucía con la Danza Española No. 5 de Enrique Granados. La danza es un “andantino” que nos envuelve con sus aires flamencos.

A ritmo de danza Aisha continúa su periplo y nos envuelve con los aires orientales un tanto melancólicos de la danza “Ayesha” del ballet “Gayaneh” de Aram Khachaturian, pieza que requiere de gran virtuosismo, que con gran habilidad supo sortear la consagrada artista. Sigue el recital con la sentida interpretación del viejo espiritual negro “Deep River” del compositor afro-inglés Samuel Coleridge Taylor.
La primera parte cerró con la “Introducción y Rondó Capriccioso”, Op. 28 del compositor francés, Camille Saint-Saëns. Aisha Syed logra con esta interpretación un momento estelar, superando las dificultades técnicas, abordando con maestría los pasajes vertiginosos de sus dos secciones contrastantes, la breve Introducción melancólica y reflexiva, y el “Rondó Capriccioso” que transmite la alegría de vivir.
Esta obra forma parte del repertorio de todos los grandes violinistas.
Tras el intermedio, Aisha inicia la segunda parte con el “Original Tema y Variaciones en A Mayor Op. 15, del compositor polaco Henryk Wieniawski, luego en un cambio de atmósfera, interpreta de Astor Piazzola “Oblivion”, música melancólica, tema del olvido con aires de milonga.
Un momento entrañable, particularmente para los dominicanos que allí se encontraban, fue el escuchar la bellísima melodía “Una Primavera para el mundo”, música de nuestro maestro Rafael Solano con letras de René del Risco Bermúdez.

El arreglo para violín del propio compositor, se convierte en un bellísimo poema, íntimo, que Aisha interpreta con marcada emoción. El recital continúa, con “Tango”, pieza perteneciente a la “Suite España” de Isaac Albéniz. Este hermoso tango es más una habanera, que nos lleva por tierras gaditanas.

Escrito para piano, el magnífico arreglo lo convierte en una pieza para violín llena de encanto. En otro tango, el clásico “Por una cabeza” de Carlos Gardel, la violinista poseedora de gran sentido musical, imprime a cada uno su estilo particular.
La melodía arrebatadora y sensual de la “Danza Oriental” de Kreisler, arreglo de Rimsky Korsakov, del ballet Scheherazade, nos envuelve, el violín recrea los colores y la atmósfera oriental. Aisha Syed logra con esta interpretación virtuosística otro momento espectacular.
Para finalizar el recital, la música nos lleva de nuevo a Nueva York, exactamente a El Bronx, Aisha con particular maestría interpreta piezas del musical West Side Story, de Leonard Bernstein. Las referencias musicales tan cercanas, con su abanico de géneros, de ritmos latinos y canciones, producen un cierre inolvidable.
La violinista recibe una larga ovación del público, lo que la obliga a un “encoré”, en el que interpreta los “Hymns Medley” “Amazing Grace”, “Come Thou Fount” y “Christ Alone”.

La presentación de esta artista en el Carnegie Hall de Nueva York fue parte de la tercera edición del “Heritage Concert”, que organiza “The Dominican Heritage and Culture Society.