Extienden plan seguridad Bagdad

http://hoy.com.do/image/article/304/460x390/0/531332B1-75AB-44F8-A28C-B2B547CBF301.jpeg

BAGDAD  (AFP).- El plan de seguridad de Bagdad se extenderá a todas las provincias iraquíes afectadas por la violencia, que ayer causó la muerte al menos a ocho personas, mientras que en el sur del país fueron secuestrados 22 pastores.

“Los esfuerzos continúan ahora más allá de Bagdad para dar seguridad a otras provincias”, dijo el portavoz del gobierno iraquí, Ali al Dabbagh.

La operación “Fardh al Qanoon” (“Imponer la ley”), lanzada el 14 de febrero pasado por las fuerzas iraquíes y las tropas estadounidenses, fue extendida el martes a la ciudad de Mosul (370 km al norte de Bagdad), donde los episodios de violencia son frecuentes.

Este plan, que incluye primordialmente el despliegue de 30.000 soldados estadounidenses de refuerzo, será puesto en marcha en cualquier parte del país en función de las necesidades, anunció por su parte un portavoz militar norteamericano, el general William Caldwell.

El general Caldwell hizo un esbozo de los primeros resultados del plan. Según sus datos, en marzo se redujeron un 27% los asesinatos confesionales. No obstante, el portavoz indicó que “los grandes atentados con coche bomba siguen preocupando”, y que, “el número global de víctimas” por la violencia no baja.

Por el gobierno iraquí, su portavoz Ali al Dabbagh aseguró en la misma comparecencia que gracias al plan fue posible acortar el toque de queda en la capital. Ahora reina de las 22H00 a las 05H00 locales (1800 GMT a 0100 GMT).

En tanto, el ex primer ministro Iyad Alaui, cuyo grupo político amenazó con retirarse del gobierno, criticó el plan aduciendo que la solución a la violencia ha ser “política” y no militar.

Finalmente, el actual primer ministro, Nuri al Maliki, hizo un llamamiento por la unidad: “Todos estamos en el mismo barco: o nos hundimos todos, o todos nos salvamos. Nuestro destino histórico es vivir juntos árabes, kurdos, turcomanos y caldeo-asirios, sunitas y chiitas, mandeístas y yazidis”, declaró.

Mientras, un coche bomba contra un puesto de seguridad conjunto de estadounidenses e iraquíes en la entrada del barrio bagdadí de Ciudad Sader, mató a dos personas e hirió a siete.

Por la mañana, 22 pastores fueron secuestrados por hombres que se hicieron pasar por policías cerca de la ciudad chiita de Kerbala, a 110 km al sur de Bagdad. La policía local dijo que se trató de una acción terrorista.

Los secuestradores llegaron en tres automóviles, confiscaron las armas de los pastores y se los llevaron con sus ovejas hacia Faluya, principal foco de la insurrección sunita.

Al amanecer, seis empleados de una central eléctrica fueron asesinados a balazos entre Kirkuk y Hawija (norte), cuando regresaban a sus casas en minibús.

Por otra parte, un representante iraní fue autorizado a ver a los cinco súbditos de ese país detenidos el 11 de enero por las fuerzas estadounidenses en Erbil, el kurdistán (norte), según la agencia iraní Irna.