Extracción amenaza tuberías

POR MANASES SEPULVEDA
SEMANA SANTA, San Cristóbal.-
Una de las tuberías principales de la toma Haina-Manoguayabo del acueducto de Santo Domingo está en peligro por las extracciones ilegales de materiales en la cuenca baja del río Haina que la han dejado al descubierto. Asimismo, el subsecretario de Suelos y Aguas de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Ernesto Reyna, dijo que en los tres meses de gobierno se han impuesto multas por un monto total de seis millones de pesos a los extractores ilegales de áridos en el lecho de los ríos y que en la pasada administración en ese organismo había un “mercado de autorizaciones”

“Estamos revisando todos los permisos y autorizaciones a las cuales le hacemos inspecciones o visitas técnicas para constatar si son apropiadas o no”, explicó el funcionario al realizar un recorrido por la cuenca del río Haina específicamente por Palavé, Bienvenido y otros lugares así como por el río Nizao.

Reyna especificó que las extracciones de áridos o agreados están estrictamente prohibidas en los lechos de los ríos.

Reyna estuvo acompañado del coronel Valerio García Reyes, jefe del Servicio Nacional de Protección Ambiental (Policía Ambiental), El licenciado William Lara Sepúlveda, procurador general adjunto para la defensa del m edio ambiente y los recursos naturales del departamento judicial de San Cristóbal, y otros funcionarios de la Subsecretaría de Suelos y Aguas.

Durante el recorrido fue atrapado en plena acción un grupo de “hombres hormiga” que son paleros que extraen arena de las riberas de los ríos, en este caso de Haina, los cuales tenían varios montículos de “arena para empañete” considerada de alta calidad para las construcciones. Esos montículos son recogidos posteriormente por camiones.

A los paleros se les obligó a desbaratar los montículos, esparcir la arena y se les incautó las palas, bastidores para limpiar la arena y todos sus materiales.

Al lado de los montículos de arena se pudo observar neumáticos los cuales según explicó la ingeniera Elizabeth Zabala, encargada de supervisión y control, son usados para hacer fogatas y facilitar las labores nocturnas de los paleros.

El ingeniero Reyna explicó que las extracciones estás afectando el cauce del río Haina y en algunos tramos han desviado su curso.

Mas adelante, en el área del batey Bienvenido se obsevaban “cráteres” hechos por retroexcavadoras que son usadas por los depredadores.  En algunos casos además del daño causado a la capa vegetal y a la cuenca del río  se destruyó la capa freática lo que provocaba que brotara el agua del subsuelo formando pequeñs lagunas.

El caso más grave es el de la tubería principal del acueducto de Santo Domingo por la toma Haina-Manoguayabo que por las extracciones ilegales ha quedado al descubierto y sin la base del terreno requerido para sostenerla, ya que está diseñada para estar en el subsuelo.

El ingeniero Reyna dijo que hasta el día de ayer fueron paralizadas las labores de 66 operadores, y que 34 de ellos han sido sometidos a la acción de la justicia.

Sin embargo expresó que en algunos casos se hicieron “acuerdos de operación” los cuales implican supervisión y vigilancia técnica para el manejo adecuado de las operaciones.

La cuenca baja del río Nizao, presentaba un aspecto devastado.  A lo largo de su ribera se puede observar cúmulos considerables de materiales extraídos.

Esta situación se presentó en la comunidad de Semana Santa, San Cristóbal, que según una comisión de la comunidad encabezada por Julio Rodríguez, expresó que el río tiene alrededor de 25 años que presenta ese estado de deterioro y que para corregirlo es necesario el concurso de tres factores: la industria, la comunidad y el Estado a través de la secretaría de Medio Am biente y Recursos Naturales.

Admitió la culpabilidad de la comunidad que participó en la extracción y lamentó el incidente ocurrido hace algunos días, cuando se trató de agredir al secretario de Medio Ambiente mientras hacía una inspección por la zona.