Extranjeros salen en ayuda del cine dominicano

http://hoy.com.do/image/article/34/460x390/0/0BA276CD-0FE2-4426-BDCD-D8EC2347ECA1.jpeg

POR MANUEL EDUARDO SOTO
Capitales españoles y argentinos han salido en ayuda del cine dominicano, según ha quedado demostrado con los más recientes estrenos locales: “La Victoria”y “Negocios son negocios”. Ambas películas tienen el claro objetivo de llegar a exhibirse más allá de la isla, lo que al fin podría brindarle a la industria fílmica nacional la ventana que necesita para financiar proyectos más ambiciosos al recibir ingresos en moneda dura.

Por el momento, los pasos que han dado los productores de los dos títulos mencionados han servido para que el público dominicano sepa y se interese por las películas hechas en casa. Tanto “La Victoria” como “Negocios son negocios” tuvieron publicitados preestrenos en el lujoso Palacio del Cine del Bella Vista Mall, con la presencia de lo más granado del mundo artístico y periodístico del país.

El vestíbulo del Palacio del Cine se vistió de gala en ambas ocasiones, con un amplio despliegue de seguridad tanto en el parqueo como dentro del local para darle un ambiente que nada tiene que envidiarle a Hollywood, donde hasta los filmes más modestos debutan en elaborados eventos cubiertos por los principales medios.

Que “La Victoria”y “Negocios son negocios” seguramente no son material para competir por el Oscar a la Mejor Película en Idioma Extranjero es algo secundario. Lo que importa es que hay productores de afuera interesados en filmar en República Dominicana películas con temas locales.

Paralelamente, compañías internacionales se han interesado por este país por sus bajos costos de producción, bellos paisajes naturales y talento de alta categoría, rodando “La fiesta del Chivo”, la versión fílmica de la novela de Mario Vargas Llosa sobre la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, y “La ciudad perdida”, una película sobre la Cuba precastrista dirigida por Andy García.

El jueves pasado se estrenó en todo el país “Negocios son negocios”, dirigida por el argentino Joppe de Bernardi y protagonizada por el comediante Irvin Alberti. Con una excelente fotografía, la cinta ofrece un argumento modesto y simple en el que Monchi Ventura (Alberti) consigue el puesto de gerente de un banco por una casualidad muy poco probable en la vida real.

Alberti comparte los papeles estelares con Karina Larrauri, Luis José Germán y Nurin Stanley, teniendo también como apoyo a Cuquín Victoria, Ivonne Beras Goico y Georgina Duluc.

“La Victoria”, dirigida por el español José E. Pintor, narra la odisea que vive un súbdito español que entra a la temida cárcel capitaleña con el propósito de hallar al asesino de su hijo de cortos años entre cerca de 5.000 reclusos. Al final, todo lo planteado durante la trama se revierte, dejando atónito al espectador, el que sale del cine perplejo y confundido.

Pero, como dijimos al comienzo, son dos pasos importantes en el camino de República Dominicana en su esfuerzo por erigirse como una nueva fuente cinematográfica latinoamericana, siguiendo el camino de potencias como México, Argentina, Brasil y Chile.