Fabián Tello Alvarado (a) Makalé

JUAN VENTURA
Murió el 6 de mayo de 2005, a la edad de 88 años en Santo Domingo, el reconocido librero y representante de la línea Studebaker, don Alejandro Generoso Fabián Tello Alvarado, mejor conocido como Makalé, como le llamaban a su negocio durante más de cincuenta años, ubicado en la calle Arzobispo Nouel esquina Arzobispo Meriño de la Zona Colonial de allí. Makalé por muchos años fue representante de la Línea Studebaker en Santo Domingo, que cubría la ruta Santo Domingo-Puerto Plata, teniendo dicha ruta varios carros. En los últimos tiempos solamente viajaba Francisco Reyes (a) Pappaterra.

Estuvo lleno de vivencias y anécdotas relacionadas a figuras destacadas del país. Hombre de cierto nivel cultural, adquirido en su trajinar por la vida y el contacto permanente con la intelectualidad dominicana que visitaba su negocio. Se le respetó y admiró en el pueblo humilde y en los círculos intelectuales. Gran conocedor de la costumbre y las cosas del Santo Domingo de ayer y de hoy. Trabajó en su negocio los siete días de la semana. Fue un preocupado por la cultura y la lectura. Vivió una vida modesta y sencilla. No acumuló fortuna alguna en su más de 60 años de trabajo tesonero.

Gran admirador de la reconocida actriz estadounidense: Marilyn Monroe y poseedor de una colección de fotos de ésta conoció al a misma en 1954. Era fanático de los Yanquis de Nueva York y simpatizante de las Aguilas Cibaeñas.

Su negocio era visitado por connotados intelectuales, periodistas, políticos, escritores, estudiantes, en donde se hacía una tertulia literaria.

Sus visitantes fueron variando de acuerdo a la época. Como Juan Bosch, Rafael Herrera Cabral, don Héctor Incháustegui Cabral, don Mario Alvarez Dugan, doctor Leonel Fernández Reyna, licenciado Bienvenido Alvarez Vega, licenciado Bernardo Vega, doctor Francisco Payero Brisso, Julián Cabrera, Radhamés V. Gómez Pepín, y otros tantos.

En su establecimiento comercial se dedicaba a la venta de libros, revistas, periódicos, transporte terrestre de pasajeros, venta de dulce criollos y mabí.

Era oriundo de Sosúa, Puerto Plata, donde nació el 17 de julio de 1917, hijo de los señores Roque Tello y Baudilia Alvarado, ambos fallecidos.

Cuando apenas tenía un año de edad, se trasladaron sus padres a vivir a Puerto Plata. Allí creció y se desarrolló y estudió en el Colegio Duarte, que funcionaba en el local de la Sociedad Unión Puertoplateña, regenteado por el periodista venezolano doctor José Ignacio Certad Hernández. Certad Hernández utilizaba a Fabián Tello Alvarado como mensajero para llevarle sus artículos periodísticos a los periódicos puertoplateños: El Porvenir y Boletín de Noticias, ambos propiedad de Manuel Castellanos y administrados por Pita Pedro Castellanos (a) Pita; y además, lo mandaba a buscar las noticias internacionales que llegaban a través de All American y que Certad Hernández traducía del inglés al español.

En el año 1930 sus padres se trasladan junto con él a Santiago de los Caballeros. Fabián Tello Alvarado comenzó a trabajar en una tienda de miscelánea propiedad de Rafael Mayreles como mensajero.

Consiguió trabajar con el propietario de la Línea Duarte de Santiago, que se dedicaba al transporte de personas, paquetes y envío de dinero por la región Norte del país.

Con apenas 17 años de edad el dueño de la Línea Duarte lo trasladó a Santo Domingo y lo llevó como mensajero de dicha línea que funcionaba en la calle El Conde frente al parque Colón.

Debido a la guerra que enfrentaron Italia y Etiopía en 1935, Makalé era una de las ciudades de Etiopía en manos de los italianos. Fabián Tello Alvarado era un joven bien enterado de los acontecimientos internacionales. Era mensajero de la Línea Duarte. Los chóferes asignados en esa ruta le preguntaban a diario: ¿Qué hay de Makalé, cayó? Como se repetía la misma pregunta, de tanto hablar de la ciudad de Makalé, al término de dicha guerra a Fabián Tello Alvarado le quedó el apodo de Makalé para su vida.

En 1937, siendo a la sazón Juan Bosch jefe del Servicio de Información de la Dirección General de Estadísticas, lo conoció a éste y se hicieron grandes amigos. Se volvieron a reencontrar cuando vino del exilio Bosch y le vaticinó el triunfo como presidente de la República en las elecciones 1962. Era un asiduo visitante en su negocio.

En el año 1939 la Línea Duarte se divide y el copropietario Rafael Santos Rosario (a) Calamidad decidió instalar la Línea Stubedaker, dejando como encargado a Fabián Tello Alvarado. A partir de ahí se dedica, además, a la venta de periódicos, Listín Diario y El Caribe; luego vendió revistas nacionales y extranjeras y libros. Cuando salió por primera vez en 1944 la revista Selecciones la vendió a diez centavos.

Desde el año 1978 su negocio funciona en la calle Arzobispo Nouel esquina Arzobispo Meriño, cerca de la Catedral, en la Zona Colonial de Santo Domingo.

Casó con Altagracia de Jesús y procreó los hijos: Lavy (fallecida); Fátima Altagracia, Fabián (ingeniero químico) y el coronel de la aviación Carlos Antonio Tello.

Su negocio fue uno de los centros donde se vendían revistas y libros marxistas durante el gobierno de los doce años de fuerza implantado por el doctor Joaquín Balaguer. Debido a su enfermedad tuvo que retirarse del negocio y dejar en el mismo a su hija Fátima Altagracia Tello, quien tiene la responsabilidad de mantener el mismo abierto.

Makalé deberá de ser recordado como uno de los personajes extraordinarios que hizo vida comercial con su modesto pero atractivo negocio en la Zona colonial de Santo Domingo y lo mantuvo como un faro de luz encendido por la cultura y la buena lectura de revistas y libros nacionales y extranjeros.