Fábulas artísticas

http://hoy.com.do/image/article/19/460x390/0/026F7270-9AAF-4C3F-B986-0D0403CB511B.jpeg

En el gran claro del bosque

se celebrará mañana

la premiación soberana

a todo el que cante y toque

o quien sensación provoque

por su talento especial;

en todo el reino animal,

todos están muy atentos

desde el águila al jumento

desde la hormiga al turpial.

Son muchísimos renglones

que incluye esta premiación,

cuya gran evaluación

la han hecho sabios leones

que observaron las acciones

del zoológico talento;

de las aves en el viento

de los peces en el río

y dentro del monte umbrío

del vertebrado elemento.

Se premiará la alegría

y belleza de los trinos

y del ladrido canino

se premiará su armonía,

también la coreografía

de los peces al nadar

y el histrionismo teatral

con el que pelean los gallos

la elegancia del caballo

y su fino caminar.

En cuanto al ceremonial

se esperan grandes sorpresas

desfiles de la belleza

extranjera y nacional;

se espera un pavo real

de gran prestigio y finura,

y unas cómicas figuras

que gozan de gran cariño,

entre adultos y entre niños,

por su gracia y su ternura.

También en cuanto a los trajes

habrá grandes maravillas,

exhibición de canillas

y de preciosos plumajes,

de relucientes pelajes

de robustas sentaderas

de prominentes caderas

y de ubres prodigiosas;

también de garras vistosas

de las más diversas fieras.

Como ocurre cada año

habrá buenos ganadores,

inconformes perdedores

júbilos y desengaños

habrá hocicos huraños

y risas de oreja a oreja,

como habrá negras ovejas

junto con mansos corderos,

habrá trinos lisonjeros

como rugidos de quejas.

Igual que el género humano

En el teatro animal

figuran el bien y el mal

lo divino y lo profano,

en el se estrechan las manos

el vicio y la perfección;

mas la artística pasión

nos mejora y nos eleva,

a lo sublime nos lleva…

siga entonces la función.

Siga la función del arte,

que del hastío nos redime,

que nos muestra lo sublime

y la fruición nos reparte;

que difunde en todas partes

el deleite y la belleza

y con ironía traviesa

hace del reino animal

un gran símil cultural

de la humana grandeza.