Facilitación comercial y acciones contra las prácticas ilícitas para aumentar ingresos

24_08_2016 HOY_MIERCOLES_240816_ Economía4 E

Ante desafíos del Gobierno en el ámbito de la administración aduanera, área altamente sensible a la evasión fiscal, que representa mermas considerables de ingresos al Estado, es imperativo de la administración tributaria empeñar esfuerzos para crear las condiciones económicas que permitan corresponder a mitigar la gran deuda social con una sociedad que aspira a reducir los altos niveles de pobreza extrema e indigencia que viven millones de ciudadanos.

Incrementar sustancialmente los ingresos bajo una racional presión tributaria, entendiendo los altos niveles de evasión a través de los múltiples artificios, así como gravosos costos de los servicios logísticos para-arancel entre un 18 y 35%, es pertinente sensibilizar a la sociedad comercial sobre la necesidad de fortalecer la institucionalidad y las exigencias de transparencia por la que han estado abogando, aliados con el Estado para lograr servicios más eficientes.

Facilitar el comercio internacional y contrarrestar ilícitos aduaneros que representan miles de millones de RD$, implica cumplir con la ley, normas y las mejores prácticas internacionales, afianzando la credibilidad y prestigio de las Aduanas, puertas de entrada a R.D; compromiso con la transparencia; planes y acciones de equipos que trabajen proactivamente en defensa del interés fiscal y respeto a usuarios/contribuyentes que honran el pago de sus impuestos.

Desmontar los esquemas de las sujeciones tradicionales en puertos y aeropuertos y zonas de fronteras que entorpecen el comercio internacional en la R.D. que representan costos que sobrepasan los RD$ 14,000 mil millones anual, estimados en función del volumen de carga por los 2 principales puertos marítimos, amerita de acciones terminantes, ya que contravienen los acuerdos comerciales y artículo 14 de ley 226/06, despacho en 24 horas

Entre las prácticas ilícitas más comunes que causan la gran defraudación al erario público están: subfacturación de mercancías que contraviene el acuerdo de valoración GATT/OMC; y articulo 16 literal e), estimada en RD$20,000 mil millones; el contrabando, que conforme informe de la Asociación de Industrias del 2015 es 3er. factor que más está afectando la competitividad de R.D; tráfico ilegal de combustible; triangulación y falsos orígenes mercancías. Asimismo, trasiego de mercancías sujetas a regímenes liberatorios y tránsitos nacionales e internacionales vía la R.D; tráfico de productos médicos y demás, falsificados, atentado a la salud de los ciudadanos más indefensos, y en violación a derechos marcarios, tema a cargo de la mesa presidencial contra el contrabando, la falsificación e informalidad de bienes que preside el Ministerio de Industria y Comercio, y otros organismos, entre los que figura la DGA

Estadísticas de la DGA que presidiera Miguel Cocco, innovadora gestión 2004/09, después de una administración como la que le antecedió, que dejó en esa institución todo una secuela de malas prácticas, y con voluntad auténtica de servicio se trabajó denodadamente facilitando el comercio, enfrentando los ilícitos, y en términos de resultados 1er. año, 2005, entre otros logros, aumento los ingresos 38% comparado con igual periodo de la gestión anterior: ¨Hemos reducido tiempo del despacho aduanero de materias primas a contadas horas (…); materializando vieja aspiración del sector industrial e importador, concretando el despacho del buque al medio de transporte terrestre de forma concertada, ágil y extensivamente ahorrante para los usuarios del servicio.¨ Referencia disertación de Miguel Cocco Guerrero, Actualidad y Futuro de las Aduanas, ante la Cámara Americana de Comercio, abril del 2005;

¨Reducción sustancial de los costos financieros del despacho aduanero, permitiéndonos plantear y asegurar que este año unos RD$ 25,000 mil millones terminarán ahorrándose sectores comerciales importadores, industriales, (…) atribuidos a rentabilidad de inversión, reducción de los retrasos por moras causados ante escasa agilidad tradicional en las aduanas, y DPH/FDA referido a costos excesivos que se exigen en dólares, por la lentitud de las aduanas y ausencia de agilidad de los propios importadores y los operadores logísticos¨

(…) Tolerancia cero a la evasión fiscal con exigencia pública responsable, desmantelando con un trabajo consistente de inteligencia aduanera y administración de perfiles de riesgo; seguimiento a través de una labor de equipo que permitieron asestar golpes demoledores, apoyado en la ley 3489/53 para el régimen de aduanas, que a pesar de su obsolescencia, levanta como castigo, el comiso de las mercancías y medios de transporte de contrabando¨.

Contrarrestar la evasión fiscal requiere de voluntad política, siendo fundamental contar con aliados, las empresas/usuarios que cumplen que son la mayoría, pues la competencia desleal generada por los que incumplen resulta cuestionable ante la integridad del propio Estado, que dispone de recursos y fuerza de ley para neutralizar lesivas prácticas del tráfico ilícito de mercancías sin pagar impuestos a la vista, pues negocios están abiertos al público. Afrontar esta lesiva práctica, requiere acciones claramente definidas en un plan de trabajo bien dirigido, cuya directriz esté orientada a facilitar el comercio internacional y aumentar sostenidamente ingresos fiscales, reduciendo al mínimo la evasión, mejorando procesos de control y cumplimiento; respetando los derechos de los contribuyentes e instancias que confieren las disposiciones legales vigentes de potestad a la Dirección General de Aduanas.

Planes institucionales que diseñe la DGA a corto y mediano plazo, que apoyado en la plataforma tecnológica que dispone, des personifique el aforo aduanero y despacho de las mercancías; perspicacia operativa e inteligencia aplicada a una efectiva gestión de riesgos; comunicación efectiva y divulgación a la sociedad comercial para la toma de conciencia del deber ante las obligaciones tributarias/fiscales que deben honrar las empresas/ciudadanos

Ante los retos, es impostergable abolir las rémoras que interfieren el despacho aduanero, fraudes e impunidad fiscal, imponiendo régimen de consecuencias que sancione los ilícitos aduaneros, que si bien con énfasis en lo económico, no se soslaye implicaciones penales conforme la ley, para que resalte la transparencia, credibilidad e imagen comercial del país.