Factores de riesgo del cáncer colorrectal que no puede cambiar

manos viejas

• Envejecimiento: Su riesgo de cáncer colorrectal aumenta con la edad. Los adultos jóvenes pueden padecerlo, pero es mucho más común después de los 45 años de edad.
• Antecedentes de pólipos de colon y/o cáncer colorrectal: Si presenta un antecedente de pólipos adenomatosos, usted tiene un mayor riesgo de cáncer colorrectal. Esto es especialmente cierto si los pólipos son grandes, o si alguno de ellos muestra displasia; si ha padecido cáncer colorrectal, aunque se haya extirpado completamente, tiene más probabilidades de padecer nuevos cánceres en otras áreas del colon y del recto. Las probabilidades de que esto suceda son mucho mayores si usted padeció su primer cáncer colorrectal siendo joven.
• Antecedente personal de enfermedad inflamatoria del intestino: Su riesgo de cáncer colorrectal es mayor si usted padece la enfermedad inflamatoria del intestino colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn (EII). En ese caso puede que necesite empezar las pruebas de detección para el cáncer colorrectal a edad más temprana y realizarlas con más frecuencia. La enfermedad inflamatoria intestinal es diferente al síndrome del intestino irritable (SII), el cual no aumenta su riesgo de cáncer colorrectal.
• Antecedentes familiares de cáncer colorrectal o pólipos adenomatosos: La mayoría de los cánceres colorrectales se descubren en personas sin antecedentes familiares de cáncer colorrectal. A pesar de esto, una de cada cinco personas que llega a padecer cáncer colorrectal tiene otros familiares que lo han padecido. Las personas con un antecedente de este cáncer en un familiar de primer grado (padres, hermanos/as e hijos/as) tienen mayor riesgo.
El riesgo es aún mayor si el familiar fue diagnosticado con cáncer cuando tenía menos de 45 años, o si más de un familiar de primer grado es afectado. Tener familiares que hayan tenido pólipos adenomatosos también está relacionado con un mayor riesgo de cáncer de colon. (Los pólipos adenomatosos son la clase de pólipos que se pueden convertir en cancerosos).
Si usted tiene antecedentes familiares de pólipos adenomatosos o cáncer colorrectal, consulte con su médico sobre la posible necesidad de comenzar las pruebas de detección antes de los 50 años de edad. Si usted ha tenido pólipos adenomatosos o cáncer colorrectal, es importante que informe a sus familiares cercanos para que puedan notificar de esto a sus médicos y comiencen las pruebas de detección a la edad adecuada.
• Síndromes hereditarios: Alrededor del 5 % al 10 % de las personas que padecen cáncer colorrectal presentan cambios genéticos hereditarios. Los síndromes hereditarios más comunes relacionados con los cánceres colorrectales son la poliposis adenomatosa familiar y el síndrome de Lynch (cáncer colorrectal hereditario sin poliposis, o HNPCC), aunque otros síndromes menos comunes también pueden aumentar el riesgo de cáncer colorrectal, poliposis relacionada con MUTYH.