Falta de electricidad y robo medidores afectan a la CAASD

Los apagones, el robo de los medidores y las pérdidas entre un 54% y 60% del agua potable servida en las redes de distribución son los problemas que más preocupan a la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD). nAsí lo explicó el arquitecto Alejandro Montás, director de esa institución, quien destacó que los apagones de ocho a diez horas que se producen en Santo Domingo Este afectan a la red de acueductos que abastece al Gran Santo Domingo, porque operan por bombeo.

Con relación a los medidores del consumo de agua, el funcionario explicó que es prácticamente incontrolable el robo de estos aparatos, debido a que están revestidos de metal. Mientras la CAASD invierte RD$5,000 por cada medidor, quienes los hurtan los venden a RD$60.0. Pero ese no es el peor de los daños, explicó Montás al destacar que cuando se desprenden esos aparatos de su base se generan fugas en las tuberías.

En ese sentido, precisó que el desperdicio de agua en el Gran Santo Domingo está vinculado con el deterioro de las tuberías y la referida práctica. Sin embargo, la CAASD lleva a cabo un amplio programa de sustitución de tuberías que tienen entre 30 y 40 años.

Proyectos en ejecución. Al participar en el Almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio, Montás explicó que la CAASD ejecuta 127 proyectos con una inversión de RD$2,000 millones, que tienen como finalidad mejorar el servicio y la calidad del agua. El trabajo se expande hacia el saneamiento de cañadas, como la de Bonavides, situada en la zona norte del Distrito Nacional.