Familia Cuello Mainardi (8)

http://hoy.com.do/image/article/35/460x390/0/9D180C0C-B304-44AA-9583-5FCF97E44196.jpeg

POR GRACIELA AZCÁRATE
Del 29 de marzo al 7 de abril de 1943, se reunieron en  La Habana, los delegados del PRD y  celebraron en el Paraninfo de la Universidad de La Habana, presidido por el Rector Magnífico Clemente Inclán, una reunión trascendental de donde surgirían las ideas y los planes para la organización de la expedición de Cayo Confites. Por unanimidad se escogió como Secretario General del Congreso al Dr. Leovigildo Cuello.

En La Habana, permanecieron como Directiva  para realizar los trabajos del Congreso: el Dr. Leovigildo Cuello, Juan Isidro Jiménez Grullón, Virgilio Mainardi Reyna, Juan Bosch, Rafael Mainardi Reyna, Pichirilo y Puchulo Alvarez, Manuel Calderón, Angel Miolán y Agustín Nuñez.

El exilio anti trujillista siguió la lucha hasta 1947, pese a la derrota que comportó la disolución del grupo expedicionario de Cayo Confites, en el otoño, a causa de las presiones del gobierno de Estados Unidos, que poco antes decidió apoyar decididamente a Trujillo. El exilio antitujillista pensó que serían respetados los acuerdos, que prevalecerían los preceptos de la ONU y de que el gobierno de EEUU se encargaría de una transición pacífica de acuerdo a lo prometido por el embajador norteamericano en La Habana, hacia 1950.

El Dr. Leovigildo Cuello regresó a Puerto Rico, donde estaba su consultorio y su medio de vida y después de observar la realidad cambiante, hacia 1952, abandonó las esperanzas de intervención de EEUU y retornó a su postura crítica del imperialismo.

En un artículo publicado en “Quisqueya Libre”, órgano del PRD publicado en La Habana, de enero a febrero de 1952 acusa de hipocresía diplomática la resolución de OEA, en el llamado Comité Mora, que al equiparar las acciones de Cuba y República Dominicana favorecía la dictadura. La rectificación del Dr. Cuello también fue secundada por Jiménez Grullón que advirtió el giro de Washington tras el fin de la lucha contra el nazi-facismo. Ambos líderes se mantuvieron apartados del grueso del exilio que sí creía en lo necesario de un acercamiento a EEUU.

Como resultado de estas posturs el matrimonio Cuello Mainardi vivió la década de 1950,  vigilado por el FBI. En esa misma década, con el apoyo de los puertorriqueños empezaron a publicar el “Boletín pro-democracia dominicana”, aparecido en 1950, bajo la responsabilidad de René Jiménez Malaret. En 1952, bajo la dirección del Dr. Leovigildo Cuello, empezó a publicarse el semanario “Exilio”, que contó con la colaboración, en calidad de redactores de Angel Morales y la poetisa Carmen Natalia Martínez. La publicación de “Exilio” en Puerto Rico  y de “Quisqueya Libre” en La Habana, permite visualizar el crecimiento ideológico y las posturas antiimperialistas del Dr. Cuello. Como dice del Dr. Roberto Cassá en: “Semblanza del Dr. Leovigildo Cuello”: “Cuello ofreció respuestas que no daban cuenta de conflictos insalvables, pero sí de matices significativos”.

En 1955, escribió: “ El imperialismo-todos los imperialismos- con su consecuencia militar, política y económica constituye para Santo Domingo como para todos los pueblos de nuestra América, un peligro permanente”.

Esta posición militante y encendida hizo que se mostrara hostil a las teorías y consejos de José Figueres, en el sentido de que el exilio antitrujillista debía subordinarse absolutamente a las conveniencias de los EEUU. En 1956, en la Universidad de Puerto Rico José Figueres lanzó la inicua propuesta del fideicomiso, como forma de resolver el problema dominicano, razón por la cual el Dr. Cuello se retiró en protesta por el entreguismo del ex- presidente costarricense. El mismo grupo que editaba “Exilio” tomó la iniciativa de constituir una organización unitaria en Puerto Rico que reemplazara la decadencia del PRD. En 1955, se formó el Frente Unido Dominicano de Puerto Rico. Lo integraron las personalidades más prominentes del exilio puertorriqueño como: Angel Morales Leovigildo Cuello, Carmen Natalia Martínez, Miguel Pardo, Carolina Mainardi de Cuello, Rolando Roque, Luis Mainardi, Amado Hernández, Oscar Michelena, Andrés Martínez, Moisés de Soto, Ramón Castillo, Guaroa Velázquez y Juan del Rosario. El ejemplo dado por Puerto Rico fue seguido por otros centros antitrujillistas. En adelante los frentes unidos se vertebraron como núcleos de resistencia al trujillato. E l Frente Unido de Venezuela sería la organización en llevar adelante las expediciones de junio de 1959.

“En los dos años postreros a la tiranía, el doctor Cuello y doña Conina se mantuvieron apartados de la corriente de colaboración con los planes norteamericanos que embargaba el exilio. Descartaron por completo toda participación  en el entendido que implicaba sumarse  a los propósitos contrarios a la revolución cubana. Criticaron a Jiménez Grullón, con quien mantuvieron una inalterable relación amistosa, que entrara en negociaciones con el aparato en Washington”.

Ajusticiado Trujillo el matrimonio Cuello Mainardi regresó a Santo Domingo.

“Empero, el Dr Cuello , parece no haber tenido una presencia política significativa, y este hecho puede interpretarse ante todo, que exento de ambiciones personales, concebía su papel esencialmente en relación a la eliminación del trujillato. Había dado lo mejor de si en la soledad del ostracismo, y esto no había sido poco”.

Doña Conina recuerda que fue difícil reintegrarse al medio nacional, el país era distinto y la sociedad había cambiado tanto y de tan mala manera bajo las deformaciones oprobiosas de Trujillo  que el Dr Cuello pidió servir al país desde una embajada itinerante con sede en España.

———-

Fuentes:
Investigación genealógica, documentos y archivos de la familia Cuello Mainardi.
Cuello Mainardi, Carolina: “Vivencias”Santo Domingo, 1999.
Dr. Marcos Hernández: Arbol genealógico familia Mainardi y familia Cuello.
Bibliografía:
Cassá, Roberto: “En busca del tiempo del exilio: Semblanza del Dr. Leovigildo Cuello”. Santo Domingo, 1999.

———-

g.azcarate@verizon.net.do