Familia dice asesino de niña Merolin acosaba las menores

29_03_2016 HOY_MARTES_290316_ El País12 A

Guayacanes, San Pedro de Macorís.-Los últimos minutos de vida de Merolin Mercedes Cordero (Tatacoa), de 9 años, fueron en manos del depredador sexual que la violó hasta desgarrarle la vagina. Luego la estranguló y lanzó su cuerpo en la playa de Guayacanes.

Fue asesinada el Viernes Santo, aproximadamente entre las 7:30 y las 8:00 de la noche.

Su cadáver fue encontrado pasadas las 12:30 de la noche del Sábado Santo, cuatro horas más tarde de la intensa búsqueda de familiares y vecinos que rastrearon la zona del Bulevar, el parque y la playa, donde la niña flotaba boca arriba y desnuda.
El acusado del crimen, Misael Abraham Castro, fue sometido a la justicia y espera que le conozcan medida de coerción en un tribunal de La Romana.

La madre de la pequeña, Ángela Cordero; el padre, Israel Mercedes, en medio de la tribulación, dicen que esperan que la justicia condene al joven de 19 años, que laboraba en una motocicleta, como repartidor de un colmado de la comunidad, y al que le han descubierto otras acusaciones de acosador de menores de edad.
Lo más extraño de este fatal suceso es que nadie sospechara de la conducta del joven que las menores de edad identifican como la persona que las molestaba de manera constante en el centro de Internet y en el parque. Incluso, una hermana de Merolin, también menor de edad, narró a redactores de HOY que en una ocasión, Misael la amenazó con darle una puñalada si no se le entregaba a él.

Otras historias que hacen suponer que el acusado cazaba a menores de edad es la que señala Maiki Calzado (Blanca), de que reciente tuvo un enfrentamiento con el joven, porque lo encontró en una conversación atrevida con niñas en el patio de su casa.

“Lo bote de aquí y le advertí que no soportaría eso, porque crío una niña”.
Angélica García, prima de la víctima y quien estuvo con ella en la playa horas antes de su muerte, contó que Misael solía preguntarle por Merolin, pero que jamás se fijaba en mujeres adultas.

Expresó que la tarde del Viernes Santo regresaron de la playa y la pequeña, que se había hecho unas trenzas en el pelo con los colores de la bandera dominicana, continúo jugando en el entorno de su vivienda.

Ira de tíos y la comunidad. Teddy del Rosario, tío de la niña, lloró profundamente antes de explicar que Misael ofrecía su celular a las niñas para que vieran imágenes pornográficas. Él y María Vargas, prima de la víctima, indicaron que Merolin frecuentaba el centro de Internet. La hermana de Merolin también agrega que un día, el administrador del centro tuvo que llamarle la atención a Misael para que dejara de molestarlas.

¿Qué sería Merolin? Ángela lamenta que un verdugo le arrebatara la existencia a la niña que se animaba a ser bailarina y que gustaba de maquillarse y pintarse las uñas. “Mi niña estaba bien en su clase. Nunca se quemó y estaba en tercer curso de la primaria”.

Israel, quien ha perdido 30 libras con una enfermedad que lo mantiene en licencia médica, lamenta no haber impedido la tragedia. Una pequeña de cuatro años, muy conversadora para su edad, dice que estaba con Merolin en el parque, pero que no quiso ir a la playa con ella y Misael.