Familia dice joven murió por falta aborto; bebé malformado

Familia dice joven murió por falta  aborto; bebé malformado

El campo de batalla por las tres causales ha resurgido en esta ciudad con el caso de Winifer Núñez Beato, de 25 años, quien murió según sus familiares a pesar de que pudo haberse evitado si el Código Penal no negara la posibilidad de interrumpir el embarazo. El feto venía con malformaciones.

Dijeron que falleció el 2 de junio en una clínica porque los médicos no pudieron practicarle el aborto por asuntos legales. El impasse legal ha llevado a la tumba a la madre y al bebé que desde un principio se había advertido que vendría con deformaciones.

En ese sentido, los familiares de la joven establecieron que la muerte pudo evitarse si el Código Penal no impidiera interrumpir el embarazo.

Leonel Rodríguez, viudo de Winifer Núñez Beato, y padre de una niña de dos años que quedó sin madre, informó que la vida de su esposa corría peligro porque el feto era inviable, según el diagnóstico de los dos primeros meses de embarazo. Pese a ello, los médicos le negaron abortar por la penalización impuesta por ley.

Arelis Rodríguez, tía de la fallecida, indicó que desde el inicio sabían que había anomalías y esperaron hasta casi los siete meses para ponerla a dar a luz de forma natural, poniendo en riesgo la vida de ella, con un bebé que no sobreviviría porque tenía complicaciones pulmonares y del corazón.

También llamaron la atención de las autoridades Junior Toribio, Stewar y Yerfeli Peña, tío y primos de la víctima.

En una concentración en frente al Monumento a los Héroes de la Restauración, representantes de organizaciones sociales y feministas de Santiago respaldaron el clamor de la familia de Núñez Beato e insistieron en que el Congreso despenalice el aborto en tres causales. “Hoy más que nunca necesitamos la despenalización del aborto en las tres causales para no ver morir a más personas en el país como son; Winifer, Esperancita y Carmen Lianely, entre otras más”, afirmó Raquel Rivera, coordinadora del movimiento feminista Hermanas Mirabal.

La familia de Winifer piden que su triste historia sea un precedente para que otras mujeres embarazadas y que presenten una de las tres causales puedan preservar sus vidas al poder interrumpir el embarazo sin riesgos penales.