Familiares se niegan a enterrar pariente; creen que sigue viva

Familiares de María Almánzar aseguran que le salen lágrimas de los ojos

Santiago. No vamos a enterrarla porque está viva. Para nosotros está viva”. Ese es el grito desesperante de toda una familia del sector de La Playita, en la comunidad de La Ciénega, tras mantener en su casa a su pariente que fue declara muerta hace 80 horas. La mujer, identificada como María Almánzar, tenía 45 años y fue entregada por el hospital José María Cabral y Báez pero sus familiares se niegan a sepultar su cadáver, ya que aseguran que no presenta signos descomposición y que le salen lágrimas de los ojos.

“Cuando oramos ella llora, aquí todos los vecinos lo han visto, entonces creemos que esta viva. Tiene su cuerpo blandito y podemos moverle los brazos. No huele mal y eso nos basta para creer que está viva”, dice su hermano Gilberto Luna. Por su parte el esposo de la mujer fallecida, Gilberto Peña, explicó que cuando la sacaron de la morgue del hospital y la llevaron a velar a la casa de la madre, donde está acostada en una cama; ellos notaron que su cuerpo estaba extraño y la sacaron de la caja y la acostaron”.

Dijo también que hasta un año que haya que durar con ella en ese estado, lo durarán porque “está viva”. En tanto sus hijos, Perla y Gilbert Peña Aracena y su madre Maximina Reyes, contaron que desde el domingo no pegan un ojo, cuidan y vigilan el cuerpo porque tienen fe que abrirá sus ojos en cualquier momento. Un sobrino sostuvo que fueron a La Vega donde el Padre Chelo para que esta tarde venga a rezar y ver la condición de la mujer.