Familias de enfermos pasan penurias para conseguir una cama

Reportaje sobre el Instituto Dominicano de Cardiología.    En foto la unidad de cuidados intensivos en centro.  Santo Domingo.  Hoy21-6-08.    Juan Faña.
Reportaje sobre el Instituto Dominicano de Cardiología. En foto la unidad de cuidados intensivos en centro. Santo Domingo. Hoy21-6-08. Juan Faña.

Los padres de una niña que padece de una insuficiencia cardíaca y que requería ser ingresada urgentemente en una unidad de cuidados intensivos, vivieron esta semana momentos de angustia por no encontrar una cama disponible en ningún centro público ni privado del Gran Santo Domingo, por lo que la infante estuvo a punto de morir.
La situación se repite con frecuencia en cualquier ciudad del país, debido a que la República Dominicana tiene un déficit de camas en las unidades de cuidados intensivos de clínicas y hospitales.
Basado en los estándares internacionales, el país debe tener una cama de cuidados intensivos por cada mil personas, pero solo existen 0.05 camas por esa población y 0.5 en otras áreas.
El país tiene solo 500 camas habilitadas para el sector público y el privado, a los hospitales corresponden 382 camas, de esas 41 son pediátricas, 234 de adultos y 107 neonatales.
Podría haber 750 camas si se suman las del Centro de Diagnóstico, Medicina Avanzada y Telemedicina (Cedimat), Hospital Plaza de la Salud y Hospital Metropolitano de Santiago.
Los doctores José Rafael Yunén y Julio Amado Castaños Guzmán hablaron del calvario que viven los pacientes para lograr una cama en cuidados intensivos.
Se trata de un dolor de cabeza para el sistema nacional de salud, dijo el doctor Castaños Guzmán, presidente del Patronato del del Hospital General de la Plaza de la Salud (HGPS). No se trata solo de ausencia de unidades de cuidados de intensivos, sino a la falta de calidad en los niveles público y privado.
Tema de regulación. Existen clínicas del sector privado que dicen que cuentan con una unidad de cuidados intensivos, sin embargo, cuando se le evalúa seriamente se puede ver que no cuentan con los requisitos mínimos para el cuidado de un paciente grave que requiera asistencia.
El país necesita tener por lo menos 1,500 camas. De las 500 camas que tiene al menos el 40% está deshabilitada. El médico especializado asegura que cirugías de riesgo requieren equipos de alta preparación.
El país requiere unidades de cuidados intensivos para traumas cráneo encefálicos, accidentes cerebro vasculares, infartos agudo del miocardio y postquirúrgicos.
Además, se requieren unidades de cuidados intensivos equipadas para pacientes con enfermedades metabólicas, como el coma diabético. Ellos requieren atención especial de cuidado crítico.
Castaños Guzmán deplora el grave déficit de camas para cuidados intensivos, “eso se evidencia en el drama que vive la gente que enfrenta cualquier enfermedad a cualquier hora el día o de la noche”.
Las personas llegan graves a las emergencias, pero la mayoría de centros no cuenta con camas suficientes en las unidades de cuidados intensivos, lo que habla de la necesidad de un abordaje desde el sistema de salud. En centros privados piden pagos por adelantado.
El drama
Existe un verdadero drama por las escasas unidades de cuidados intensivos pediátricos en el país, dijo Castaños Guzmán. Esto debe estar impactando la mortalidad infantil en el país, insistió. Hasta la mitad de las camas de cuidados intensivos están ocupadas por personas otras nacionalidades.