Familias más pobres EU sufren grandes golpes con recortes

En Fredericksburg, Virginia. Este trabajo evalúa el impacto sobre el Programa Head Start.

A algunos pasos de un salón de clases lleno de pequeñas sillas de madera, Melissa Bradley sonríe a medida que describe cómo su hija de cuatro años, en sólo tres semanas, está hablando más claramente y pronunciando nuevas palabras.

Los profesores en Head Start, el programa de preescolar del gobierno federal de EEUU para niños de bajos ingresos, mejoraron el impedimento del habla de Hanna June” y ya han hecho una diferencia, dice la madre soltera de 26 años. “Ahora yo puedo entender todo lo que mi hija dice”.

Braddley, que también tiene un hijo de seis años, trabaja como repartidora de pizzas de medio tiempo y no recibe apoyo para sus hijos, vive en un apartamento de sótano en Stafford, Virginia, y depende de los cupones de comida para llenar su despensa. Pero ella cuenta a su familia entre los más afortunados de este nuevo año escolar.

EEUU se enfrenta a una nueva crisis fiscal que se avecina, con un paro del gobierno, que incluso amenaza por defecto en las próximas semanas, a causa de la incapacidad del Congreso para llegar a acuerdos en materia de política presupuestaria.

Pero la disfunción política de EEUU ya ha estado cobrando tranquilamente su peaje en todo el país debido a los recortes presupuestarios automáticos conocidos como el secuestro, que comenzaron en marzo.

Los centros de Head Start de todo el país tuvieron que recortar alrededor del 5 por ciento de sus arcas – o alrededor de $400 millones del presupuesto anual de $8 millardos. Algunos tuvieron que recortar horas, otros redujeron los gastos de transporte.

Los últimos estimados indican que 57,000 lugares de Head Start se perdieron en EEUU este año, con más de 1,000 sólo en Virginia, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

El centro de Stafford que aceptó a Hannah June se quedó con 38 plazas – aproximadamente dos aulas – tras el secuestro, pero fue capaz de reunir algunos fondos estatales para cubrir el déficit.

Si el secuestro continúa – y ha podido hacerlo por años – no está claro cómo podrá mantenerse el programa que una vez fue parte de la campaña ” Gran Sociedad ” del Presidente Lyndon Johnson.

La angustia es palpable entre los padres que viven en ciudades como Fredericksburg y Stafford, que están a una hora en auto de Washington y que es un mundo que está lejos de los debates políticos que se llevan a cabo en el Capitolio.

“No me gusta señalar con el dedo, pero no creo que nadie que esté sentado en Washington realmente tenga una idea de lo que estamos pasando”, dice Bradley, quien se estima que gana $9,000 dólares al año.

Varios de los mayores beneficios de la protección social se salvaron de la reducción efectuada bajo el secuestro, los beneficiarios del Medicare y Medicaid, los dos programas de salud del gobierno para los pobres y los ancianos, los pagos de pensiones de la Seguridad Social y cupones de alimentos conocidos como el programa de asistencia nutricional suplementaria quedaron todos exentos.

Pero a los estadounidenses de bajos ingresos aún se les han dado algunos grandes golpes desde que se iniciaron los recortes en conjunto, con el seguro de desempleo prolongado y los vales de vivienda acortados.

Head Start es posiblemente la víctima de más alto perfil entre los programas contra la pobreza y uno donde el daño a largo plazo podría ser más agudo. El último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo muestra a EEUU detrás de la media de las economías avanzadas en la matrícula de la educación infantil en la edad de  cuatro años por un margen significativo, situándose en el lugar No. 25 de los 36 países miembros. “No podemos ganar la carrera por el futuro al retener a nuestros hijos en la línea de salida”, Kathleen Sebelius, secretaria de salud y servicios humanos y miembro del gabinete del presidente Barack Obama, escribió en un blog el mes pasado lamentándose de los recortes del secuestro.

A través de los años, Head Start ha disfrutado de un amplio apoyo en el Congreso, tanto de demócratas como de republicanos, que incluso suelen ser más escépticos sobre el gasto público. Eso hace que sea un ejemplo ideal del alcance indiscriminado del secuestro, ya que es un programa que pocos en el Congreso querrían reducir.

Sin embargo, la crítica de Head Start se ha intensificado en los últimos años, eliminando parte de la confianza en el programa de casi 50 años de edad. En particular, un estudio de investigación realizado por HHS, publicado en 2010 y actualizado en 2012, encontró que los beneficios de la matrícula de Head Start se desvanecían para el inicio de la escuela primaria y ya se habían ido para el tiempo que los niños llegaban al tercer grado. El gobierno de Obama también ha reconocido algunos problemas con Head Start y ha tratado de activar la competencia de las subvenciones – un movimiento controversial – entre los centros de bajo rendimiento.

“Estamos gastando demasiado dinero en un programa que no funciona”, dijo David Mühlhausen, becario de investigación en análisis de políticas empíricas de la Heritage Foundation, un grupo de expertos conservadores en Washington, que solicita que Head Start quede abolido por completo.

Pero Hannah Matthews, directora de cuidado infantil y educación temprana en el Centro de tendencia izquierdista de Leyes y Políticas Sociales en Washington, dice que los resultados del estudio de HHS fueron “decepcionantes”, en términos de sus primeros hallazgos de la escuela elemental – no descalificador. Señala que va en contra de otras investigaciones que encontraron beneficios significativos de Head Start, así como la educación de la primera infancia en general. “Sabemos que los programas de alta calidad preparan a los niños para entrar a la escuela listos para tener éxito y que también tienen efectos a largo plazo, como el aumento de los ingresos y el aumento del empleo”, dice ella.

Los recortes del secuestro, dice Matthews, sólo harán que sea más difícil que Head Start produzca los resultados que estaban previstos para él.

Para muchas familias estadounidenses pobres, Head Start ofrece más que un valor educativo. Los centros a menudo proporcionan servicios de salud dental y mental a los niños que de otra manera no tienen acceso, así como una o dos comidas al día. Y se les da a los padres que no pueden pagar guarderías tiempo extra para trabajar o buscar trabajo. Al señor Mühlhausen y otros críticos conservadores, tales beneficios son vistos como una “guardería glorificada ” que genera la dependencia de los fondos federales.

Mientras continúa este año el debate sobre Head Start, y de hecho sobre el presupuesto de EEUU, los maestros de la infancia temprana tienen la intención de ayudar a los padres a entender lo que está en juego.

Hace unos días, Trudy Smith, líder de Head Start en Fredericksburg, explicaba a un grupo de padres que el centro de aprendizaje estaba destinado a hacer a sus jóvenes más brillantes y capaces en la escuela, en comparación con los niños de los médicos y los abogados. Y luego anunció que estaba lista para llevar a los adultos en un viaje de campo hasta Washington para hacer una protesta contra los recortes del secuestro en el Capitolio.

“Eso es lo que tienen en mente”, dice Smith. “Ellos quieren dar su apoyo”.