Fanático recrea la vecindad del Chavo en Argentina

Buenos Aires. Su sueño era conocer la vecindad de “El Chavo del Ocho”, pero en México no está recreada en ningún lugar. Así que el argentino Jorge Ávila decidió reconstruirla al detalle en su ciudad para su disfrute y el de todos los fanáticos de la serie televisiva. Y al final, terminó viviendo allí.

El vecindario donde el Chavo, un huérfano de ocho años, hace de las suyas junto a sus amigos Quico, la Chilindrina y Ñoño, es visitado cada fin de semana en la ciudad de San Miguel de Tucumán, 1.260 kilómetros (casi 783 millas) al noroeste de Buenos Aires, por cientos de turistas que desean revivir la humorística serie mexicana creada y protagonizada por Roberto Gómez Bolaños en los años 70 y que fue un éxito en toda Hispanoamérica.

 Allí, los visitantes, procedentes de distintos puntos del país, se disfrazan de los emblemáticos personajes y se toman fotos o se filman en el marco de una escenografía que replica con bastante exactitud la escalera, los departamentos donde residen los vecinos, la escoba de la Bruja del 71, el triciclo de Quico y el barril donde el Chavo vive o se esconde cada vez que se mete en problemas.

“Desde chico pensé que me gustaría conocer la vecindad. Cuando comencé a crecer y tener cierta independencia económica pensé en viajar a México y conocerla, pero era una misión imposible porque no está en ningún lugar y era difícil cumplir ese sueño”, explicó a The Associated Press Ávila, un tucumano de 35 años que dice haber transitado su infancia, su adolescencia y parte de su vida adulta viendo “El Chavo del Ocho”.

A pocos metros, un hombre disfrazado de Quico que visita este espacio recreativo impregnado de nostalgia juega con una pelota; una niña caracterizada como la Chilindrina pasea y otro pequeño vestido del Chavo se esconde dentro del barril.