Fantasma da golpe al destino en juego de béisbol

http://hoy.com.do/image/article/53/460x390/0/F69E8FB2-AE84-4F94-A41D-10C0BD2E6AC2.jpeg

POR PAVEL LEREBOURS
El Fantasma de la Ópera: La obra musical de Lloyd Webber

En escena desde octubre de 1986 cuando abrió telones en el Her Majesty’s Theatre del West End londinense (en ese entonces con los estelares Sarah Brightman y Michael Crawford), la obra ha sido un éxito de magnitudes tremendas.

Más allá de confirmar a Sir Andrew Lloyd Webber como el genio de la llamada Ópera rock y sus variantes, las cifras hablan por sí mismas: en Londres jamás ha habido un asiento sin venderse desde su inicio, en todo el mundo tiene un 99% de localidades vendidas en promedio y se estima que más de 52 millones de personas la han visto, lo que representa ventas que rodean los 3 billones de dólares. Premiada con todos los premios posibles, vigente en Broadway, el West End y en algunas otras ciudades del mundo, se trata sin duda de un fenómeno más complejo de lo que aparenta bajo la capa de un “simple” musical, que ahora es llevado de forma íntegra al cine.

ARGUMENTO

Su voz la llama, educando su extraordinario talento desde las sombras de la Ópera donde la inocente corista Christine tiene su hogar. Sólo la profesora de ballet Madame Giry sabe que el misterioso Ángel de la Música de Christine es en realidad el Fantasma, un desfigurado genio musical que habita en las catacumbas del teatro, aterrorizando al elenco de artistas que viven y trabajan allí.

Cuando la temperamental diva La Carlotta abandona en mitad de una prueba de vestuario la última producción de la compañía, los entusiastas nuevos dueños del teatro no tienen más opción que convertir a Christine en la protagonista de la obra.

Su fascinante interpretación en la noche del estreno cautiva al público y al Fantasma, que se dedica en cuerpo y alma a convertir a su protegida en la nueva estrella de la ópera. Pero no es el único hombre poderoso que se siente impresionado por la joven soprano, pues Christine pronto se ve cortejada por el acaudalado mecenas del teatro, el Vizconde Raoul de Chagny.

Aunque cautivada por su carismático mentor, Christine se siente innegablemente atraída por el apuesto Raoul, enfureciendo al Fantasma y provocando inconscientemente un dramático crescendo de vertiginosas pasiones, feroces celos y amores obsesivos que amenazan con llevar la situación más allá de los límites.

Título original: Andrew Lloyd Webber’s The phantom of the opera

Reino Unido – Estados Unidos – 2004

Drama – Musical – 143’

Guión: Andrew Lloyd Webber y Joel Schumacher; basado en el musical de Andrew Lloyd Webber; basado a su vez en la novela “Le fantôme de l’opéra” de Gaston Leroux

Dirección: Joel Schumacher
Intérpretes: Gerard Butler, Emmy Rossum, Patrick Wilson, Miranda Richardson, Minnie Driver, Simon Callow, Ciarán Hinds, Victor McGuire, Jennifer Ellison, James Fleet, Kevin R. McNally
Producción: Andrew Lloyd Webber.
Música: Andrew
Lloyd Webber.
Fotografía: John Mathieson.

GOLPES DEL DESTINO: UNA MAGISTRAL  PIEZA DE CINE

Ganadora de cuatro Oscar a la mejor película, mejor director, mejor actriz y mejor actor secundario,’Golpes del destino’ fue la película más aplaudida del pasado año 2004.

Frankie Dunn (Clint Eastwood) ha entrenado y representado a los mejores púgiles durante su dilatada carrera en los cuadriláteros. La lección más importante que ha enseñado a sus boxeadores es el lema que guía su propia vida: por encima de todo, protégete primero a ti mismo.

Tras una dolorosa separación de su hija, Frankie ha sido incapaz durante mucho tiempo de acercarse a otra persona. Su único amigo es Scrap (Morgan Freeman), un exboxeador que cuida del gimnasio de Frankie y sabe muy bien que tras el arisco exterior de su colega, hay un hombre que acude a misa diariamente desde hace 23 años, buscando una redención que hasta ahora le elude.

La última cosa que Frankie necesita en este mundo es asumir ese tipo de responsabilidad, y no digamos de riesgo. Sin rodeos, le describe a Maggie la amarga realidad: ella es demasiado mayor, y él no entrena a chicas. Pero la palabra ‘no’ carece de significado cuando no se tiene elección. Incapaz de abandonar su máxima ambición en esta vida, Maggie se machaca cada día en el gimnasio, con el único apoyo de Scrap.

Título original: Million dollar baby
Estados Unidos – 2004
Drama – Boxeo – 137’
Guión: Paul Haggis; basado en relatos recogidos en “Rope burns” de F.X. Toole
Dirección: Clint Eastwood

Intérpretes: Clint Eastwood, Hilary Swank, Morgan Freeman, Jay Baruchel, Mike Colter, Lucia Rijker, Brian O’Byrne, Anthony Mackie, Margo Martindale, Riki Lindhome, Michael Peña, Bruce McVittie

Producción: Clint Eastwood, Albert S. Ruddy, Tom Rosenberg y Paul Haggis
Música: Clint Eastwood
Fotografía: Tom Stern

FEVER PITCH: UNA COMEDIA ROMÁNTICA CON JUEGOS DE BÉISBOL

Esta comedia contemporánea cuenta la historia del romance entre un entrenador escolar y una exitosa mujer de negocios. Linsey Meeks (Drew Barrymore), es una ambiciosa mujer de negocios, que piensa que por fin ha encontrado al hombre perfecto. El profesor de deportes, Ben Wrightman (Jimmy Fallon), es un buen partido, es encantador, divertido y sabe entender muy bien a los niños. Cuando ambos se conocen la atracción es inmediata. Todo marcha sobre ruedas hasta que da comienzo la temporada de béisbol, y es entonces cuando ella deba competir contra el primer amor de él: el equipo de los Medias Rojas de Boston. Es un triángulo amoroso, pero en vez de involucrar a tres personas, esta historia implica a veintiocho: una mujer, un hombre… y un equipo entero de béisbol.

Título original: Fever pitch
Estados Unidos – 2005
Comedia – Romántica – 98’
Guión: Lowell Ganz y Babaloo Mandel; basado en el libro de Nick Hornby
Dirección: Peter Farrelly y Bobby Farrelly

Intérpretes: Drew Barrymore, Jimmy Fallon, Jason Spevack, Jack Kehler, Scott H. Severance, Jessamy Finet, Maureen Keiller, Lenny Clarke, Ione Skye, KaDee Strickland

Producción: Drew Barrymore, Alan Greenspan, Amanda Posey, Gil Netter, Nancy Juvonen y Bradley Thomas

Música: Craig Armstrong
Fotografía: Matthew F. Leonetti.