FARC pide perdón a todas las víctimas del conflicto

The leader of the FARC, Rodrigo Londono (L) -- better known by his nom de guerre, Timoleon "Timochenko" Jimenez delivers a speech after signing the historic peace agreement between the Colombian government and the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC), in Cartagena, Colombia, on September 26, 2016  The Colombian government and the leftist FARC rebel force signed a historic peace accord to end a half-century conflict that has killed hundreds of thousands of people. Santos and "Timochenko" Jimenez, signed the deal at a ceremony in the Caribbean city of Cartagena, prompting loud cheers from the crowd which included numerous international dignitaries.
 / AFP / Luis ACOSTA
The leader of the FARC, Rodrigo Londono (L) -- better known by his nom de guerre, Timoleon "Timochenko" Jimenez delivers a speech after signing the historic peace agreement between the Colombian government and the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC), in Cartagena, Colombia, on September 26, 2016 The Colombian government and the leftist FARC rebel force signed a historic peace accord to end a half-century conflict that has killed hundreds of thousands of people. Santos and "Timochenko" Jimenez, signed the deal at a ceremony in the Caribbean city of Cartagena, prompting loud cheers from the crowd which included numerous international dignitaries. / AFP / Luis ACOSTA

 Cartagena.– El líder de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko”, pidió hoy perdón a “todas las víctimas del conflicto” y por “todo el daño” que hayan “podido causar en esta guerra”.

La declaración del líder guerrillero, tras firmar el acuerdo de paz con el Gobierno en Cartagena de Indias, fue respondida con una salva de aplausos y gritos de “sí se pudo” por parte de los asistentes.

“Timochenko” también reclamó que nadie dude de que los miembros de esa guerrilla que hoy firmaron la paz con el Gobierno colombiano van “hacia la política sin armas”.

“Nosotros vamos a cumplir y esperamos que el Gobierno cumpla”, aseguró en un discurso en el que hizo un alegato pacifista para el mundo e hizo hincapié en la guerra civil que se vive en Siria.

“Hoy estamos en una nueva era de reconciliación y construcción de paz”, agregó el líder de las FARC, que pidió que los colombianos se preparen “para desarmar la mente y los corazones”.

En este sentido, dijo que a partir de ahora “la clave está en “la implementación de los acuerdos” para que “lo escrito en el papel cobre vida en la realidad”. Para que ello sea posible, dijo que será necesario que el pueblo colombiano se convierta “en el principal garante de la materialización de todo lo pactado”.

 

El líder guerrillero también señaló que los niños “son los más beneficiados” porque ellos son “la semilla de las generaciones futuras”. Además admitió que encontró en el presidente Juan Manuel Santos a “un valeroso interlocutor” que fue capaz de “soportar con entereza las provocaciones de los sectores belicistas”.

También agradeció el apoyo de los países garantes, Cuba y Noruega, y de los acompañantes, Venezuela y Chile que estuvieron representados por sus mandatarios en la tarima donde se firmó la paz en Cartagena de Indias.

“Esta es la paz de nuestra América y de los pueblos del mundo. Es un trascendental paso delante con la búsqueda de un país diferente”, agregó antes de hacer un pequeño resumen del texto del acuerdo.

En su discurso, también dijo que impulsarán un “pacto político nacional” para “hacer efectivo el compromiso de todos los colombianos para que nunca más sean utilizadas las armas en la política”. De materializarse ese “propósito común” Colombia dará un “gigante paso adelante en el camino de la civilización y el humanismo”.

“La paz es el elemento esencial para los grandes destinos que nos esperan como nación”, subrayó. Por último pidió que la seguridad no dependa “tanto del tamaño de las fuerzas de seguridad como del combate a la pobreza, la desigualdad y a la falta de oportunidades”.

“Sellamos nuestro compromiso de reconciliación”, aseveró el líder guerrillero, cuyo discurso fue interrumpido al final por el sobrevuelo de unos aviones caza de la Fuerza Aérea que asustaron a los presentes. “Menos mal que es para saludar a la paz y no para lanzar bombas”, bromeó el jefe de las FARC