Favorece revisar contratos electricidad

http://hoy.com.do/image/article/332/460x390/0/0F69C320-F443-4072-973B-95E67BC38BA4.jpeg

POR U. GUZMAN MOLINA
El Instituto de Energía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) respaldó la revisión de los contratos de los generadores eléctricos, como un paliativo a la crisis, aunque sea una acción parcialmente extemporánea. El planteamiento fue hecho por su director, ingeniero José Luis Moreno San Juan, quien favoreció una revisión de los contratos, no una renegociación.

A su juicio, la renegociación es lo que se haría con un tercero y la revisión es algo normal entre socios.

Consideró que la transparencia de los costos de producción para fijar los precios de la energía ha encontrado una fuerte oposición de los generadores y que estos son apoyados por el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Fondo Monetario Internacional.

Añadió que a esos organismos internacionales sólo les interesa que se les pague a los generadores, por lo cual sus recomendaciones como solución a la crisis no han dado resultados, pues se enfocan en el efecto (el robo) y no en las causas reales de la crisis (altos precios y mal servicio).

Favoreció también la integración vertical del sistema eléctrico, para que el Estado sea propietario de las redes y parte de la generación, dando participación al sector privado en la generación eléctrica y en las labores de cobro de la energía. Sostuvo que el sector privado puede participar como parte de un plan estratégico a mediano y largo plazo para el sector energético, pero siempre formulado por el Estado.

Expresó que la reforma del sector eléctrico en 1999 ha devenido en un total fracaso, debido a que no logró dos objetivos básicos: confiabilidad del servicio y reducción de los precios.

Esa reforma, sostuvo, permitió la creación de oligopolios, donde los beneficiarios fueron las empresas de generación, mientras los consumidores resultaron los grandes perdedores.

Apoyó una revolución energética para realizar las transformaciones que demanda el sector, a fin de liberarse del yugo que pretenden imponer los mercaderes de la energía basada en los combustibles fósiles.

Planteó que se incluya en el presupuesto de la nación los recursos necesarios para el cumplimiento del plan de expansión energética.

Recomendó fortalecer las funciones de planificación y regulación por parte del Estado, de manera que se garantice un desarrollo armonioso del sector.

Agregó que para ello es conveniente la creación de una Secretaría de Energía y Minas, de manera que no se dispersen los esfuerzos en el sector.

Expresó que dentro del reordenamiento se debe poner énfasis en las fuentes alternativas de energía, pero a la vez, explorar las minas de carbón y yacimientos de petróleo existentes en el país, los cuales cree que podrían suplir, en el peor de los casos, parte del consumo local de esos combustibles.