Febrillet y Montás trataron buscar auxilio en casa del presidente de la República

p1

 
Yo vi a esa persona (Blas Peralta) con una pistola en la mano, apuntándonos a la yipeta y abajé la cabeza y ahí empezaron los disparos”, afirmó ayer Edward Montás, al ofrecer su versión de los hechos en los que resultó muerto de un disparo el exrector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Mateo Aquino Febrillet.
Relató que el primer intento que hicieron para protegerse cuando se percataron de que los perseguían por la avenida Anacaona, fue conducir hacia la residencia del Presidente de la República, “que siempre está llena de militares”, para pedir auxilio, pero allí no había nadie.
Dijo que optaron por seguir corriendo hacia el destacamento de la Policía localizado en el Mirador Sur, y en ese trayecto ocurrió la emboscada: ¡bang, bang! Dos disparos de una pistola calibre 9 milímetros: uno mató al exrector y candidato a senador por el Partido Revolucionario Moderno (PRM), y el otro hirió a su asistente, Elaine Mañaná.
Montás fue entrevistado a su llegada al Palacio de la Policía cerca de las 10:00 de la mañana, donde al igual que Peralta y otras dos personas, eran investigados sobre eal suceso que le costó la vida al académico.
Los hechos. Montás explicó que el sábado 6, en el municipio Palenque, Peralta lo “agredió” verbalmente, y que este viernes 11 tuvieron una reunión “armoniosa” en el restaurante El Arrozal, en la capital, donde el empresario del transporte le pidió excusas y él las aceptó. Agregó que entonces Peralta le preguntó si es cierto que había amenazado a un amigo suyo llamado Willy, y le contestó que no, que eran chismes.
“Él estaba sentado al lado mío y empezó a agredirme verbal y físicamente, porque me ponía el dedo en la mejilla; se fue a parar para golpearme y yo lo empujé, para estar lejos de él; a él lo agarraron porque tenía un revólver en los bolsillos; intentó un forcejeo con dos personas de la mesa, que me recomendaron ¡retírate¡ para que no haya males mayores, y yo me fui”, aseguró Montás.
La persecución. Dijo que se montó en la yipeta de Aquino Febrillet, en la que además iban la asistente de éste, y su seguridad, y conducían por la avenida Anacaona en dirección a la Caonabo, “sin un destino definido”. Llamó a su chofer para decirle que no lo buscara en el restaurante porque ya había salido de allí, y éste le contestó que conducía detrás de ellos.
“Entramos a la Caonabo, doblamos a la izquierda y ahí el chofer de Febrillet me dice: mira Edward, ahí nos está siguiendo otro vehículo; yo le digo, no, ese es el vehículo mío; y él me dice no, hay más vehículos atrás. Entonces yo le digo, dobla en la Hatuey para ver si es verdad, y al ver que continuaban siguiéndonos, entonces le dije que doblara a la derecha, adonde está el Supermercado Bravo, para pararnos y pedir auxilio en la casa del Presidente (Danilo Medina), porque siempre está llena de militares”, narró Montás.
Atrapados sin salida. Agregó que como frente a la casa del mandatario “no había nadie”, el guardaespaldas de Febrillet dijo que fueran al destacamento de la Policía en el Mirador Sur, “pero como hay un flujo de vehículos en vía contraria no pudimos entrar; nos quedamos atravesados allí y ellos aprovecharon para tirotearnos”.
“Yo vi a esa persona con una pistola en la mano, apuntándonos a la yipeta y abajé la cabeza, y ahí empezaron los disparos”, enfatizó Montás.
¿Viste a Blas Peralta apuntándoles? Claro que sí, sostuvo ante periodistas en el Palacio de la Policía.