Feminicidas son cobardes

Quien agrede a una mujer, es un cobarde”. Es una frase corta y contundente que debiéramos escuchar y visualizar continuamente en la radio, periódicos, televisión, medios digitales, vallas y cualquier otro medio que llegue a los distintos sectores de la población.
En la radio, por su capacidad de penetración en los estratos sociales más bajos, es donde debe reforzarse una campaña dirigida a influir en los agresores para quienes la calificación de cobardes atenta contra su machismo y podría, quizás, detenerlos en sus agresiones a la mujer.
Una campaña en ese sentido no aguanta dilación y mientras se planifican y ejecutan las políticas, planes y proyectos públicos y privados que buscan disminuir los feminicidios en el país, se estaría llamando la atención de potenciales agresores con un calificativo que pesa en la cultura popular.
El Gobierno con su cuantioso presupuesto promocional debe patrocinar esta campaña, y el sector privado, principalmente los propietarios y directivos de los medios de comunicación, debe sumar esfuerzos en el combate de un mal que nos avergüenza como sociedad.
Esta campaña no invalida los esfuerzos que se hacen desde los distintos sectores de la sociedad, sino que representaría un llamado a la atención a quienes, por ignorancia y carencia de formación, adoptan la violencia contra la mujer como la salida más fácil ante cualquier conflicto sentimental.
Se hace impostergable además, la introducción en los distintos niveles de la educación, la enseñanza en valores donde se haga énfasis en el respeto a la integridad física y moral no solo de las hembras sino del ser humano. Finalmente, hay que destacar la oportuna asistencia del 911 ante cualquier denuncia de violencia intrafamiliar.