Feroz huracán Matthew marca una temporada atlántica más intensa de lo normal

Waves crash against a seawall in Baracoa, Cuba, Tuesday, Oct. 4, 2016, before the arrival of Hurricane Matthew. The storm was moving along the Windward Passage between Haiti and Jamaica headed for southeastern Cuba and then the Bahamas. (AP Photo/Ramon Espinosa)
Waves crash against a seawall in Baracoa, Cuba, Tuesday, Oct. 4, 2016, before the arrival of Hurricane Matthew. The storm was moving along the Windward Passage between Haiti and Jamaica headed for southeastern Cuba and then the Bahamas. (AP Photo/Ramon Espinosa)

Miami.- La temporada 2016 de huracanes en el Atlántico, que concluye hoy oficialmente, será recordada por el devastador ciclón Matthew de categoría 5, el más potente en casi una década, que dejó a su paso por Haití al menos 573 muertos.

“Matthew ha sido el primer huracán de categoría 5 que se forma en los últimos nueve años, tras Félix, en el año 2007, y ha batido el récord como el más potente que se ha desarrollado tan al sur del Atlántico”, dijo a Efe Arlena Moses, del Servicio Nacional Meteorológico estadounidense.

El destructor huracán Matthew pasó sobre la costa oriental de Cuba, el oeste de República Dominicana, el norte de Colombia, Bahamas, el sudeste de Estados Unidos y llegó a afectar incluso a Canadá en sus últimos coletazos.

Pero fue en Haití donde los daños en cientos de vidas humanas y materiales fueron devastadores- afectó directamente a 1,4 millones de personas, dejó a unas 800.000 necesitadas de ayuda alimentaria y provocó el desplazamiento de 175.000, principalmente en los departamentos Sur y Suroeste, los más castigados.

Matthew descargó su furia sobre los haitianos cuando todavía se recuperaban en los campamentos provisionales levantados tras el terremoto de hace seis años, que derribó el 75 % de las construcciones de Puerto Príncipe, la capital.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos no ha computado todavía la cifra final de muertes causadas por Matthew, pero se estima que dejó a su paso hasta 1.600 víctimas fatales, lo que le convertiría en el ciclón más mortífero desde Stan, en 2005.

En Estados Unidos barrió en octubre pasado la costa noreste de Florida y tocó tierra en Carolina del Sur con categoría 1, de un máximo de 5, para causar al menos 46 muertos, además de millonarios daños materiales.

Junto al ciclón Nicole, Matthew batió otro récord, al registrarse por primera vez dos huracanes de al menos categoría 4 en un mes de octubre. Con todo ello, se trató de una temporada ciclónica en la cuenca atlántica con una “actividad por encima de lo normal”, según la meteoróloga.