Ferreria niega haya más droga en el país

http://hoy.com.do/image/article/340/460x390/0/A6C60D7D-3637-4570-8128-756713B73BF6.jpeg

El presidente de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) rechazó que se haya producido un incremento en el negocio de los estupefacientes y dijo que “gracias a la labor titánica que hemos venido desarrollando la situación es tal que los precios de narcóticos como la cocaína se han disparado, a consecuencia de la escaséz” para la baja en el flujo desde Sudamérica.

El mayor general Rafael Radhamés Ramírez Ferreira, que había prometido no hablar del tema, dijo que quienes cuestionan la labor de las autoridades “pretenden, de manera maliciosa, ignorar las estadísticas hechas públicas hace poco por esta institución”, las que recogen el decomiso de aproximadamente 12 mil kilos de cocaína y 35 mil detenidos “desde agosto de 2006 a la fecha”.

“No es verdad que el país esté inundado de drogas, como se quiere hacer creer, cuando quienes lo dicen, algunos de ellos autoridades de relieve, lo que deben hacer es colaborar con la DNCD y la Policía para enfrentar la situación unidos. Había prometido no hablar del caso, pero es necesario hacer estas precisiones”, dijo el oficial en una declaración escrita de su portavoz, Roberto Lebrón.

Manifestó que la situación es tal, debido al intenso trabajo realizado a nivel nacional, que la escaséz de drogas, en especial cocaína, que los precios de esas sustancias han alcanzado niveles astronómicos, mientras en el mercado “lo que abunda es un poco de marihuana que muchas veces se filtra por la frontera”, a pesar del estricto control que hay en la línea divisoria con Haití.

Sin embargo, el jefe antidrogas dijo que no se referirá más a ese caso, porque “no voy a entrar en las discusiones provocadas por la proximidades de efemérides como la que se conmemora el 16 de agosto, pero lo cierto es que quienes pregonan la presunta existencia de más droga en el país le mienten a los medios de comunicación, lo que en consecuencia es mentirle al pueblo dominicano”.

Admitió que el micrográfico alcanzó niveles alarmantes, a consecuencia del descuido que durante tanto tiempo prevaleció en la lucha que se debió implementar, tras indicar que “gracias a lo que hemos hecho, sin importar las consecuencias, hemos podido poner en jaque a quienes abiertamente se dedicaban a esa actividad, sin tomar en cuenta que cuando son detenidos a pocos días están en las calles”.

“No quiero ser parte de lo que personalmente he bautizado como el ‘síndrome agostino’, aquel que entra en acción en los días previos a la conmemoración de un nuevo aniversario de la Restauración de la República”, comentó Ramírez Ferreira. “Lo importante es que seguimos trabajando para garantizarle al país que haya menos peligros de que la juventud caiga en drogas”, comentó.

A modo ejemplo, Ramírez Ferreira citó el caso de San Cristóbal, donde se alega la droga está supuestamente a granel, pero dijo que la DNCD ha hecho un trabajo formidable allí, pero “si no tenemos el apoyo de los sectores sociales, y hasta de autoridades que tienen que ver con la lucha, jamás la labor será en un ciento por ciento efectiva”.