Fiallo: intentos de diálogo en el país han sido manipulados

p11

El profesor universitario José Antinoe Fiallo consideró que tradicionalmente los intentos de diálogo que se han hecho al país han sido manipulados porque parten de élites políticas y económicas de acuerdo a sus intereses y no integran sectores populares marginados o trabajadores que viven con muchas precariedades.
Puso de referencia que se discute sobre inseguridad, pero no se abordan las condiciones sociales que producen los problemas que la gente está enfrentando.
“Creo que tanto la negación a lo que se llama diálogo como la propuesta de diálogo regularmente se mueven en el mismo terreno”, dijo Fiallo, al ser consultado sobre la propuesta de diálogo para tratar los temas fundamentales hecha por la Iglesia, la cual el presidente Danilo Medina considera formidable, pero que no hay condiciones por el proceso electoral.
Fiallo también ilustró con las discusiones del Pacto Eléctrico, en las que dijo no se aborda la necesidad de energía y su distribución que tienen una relación estrecha con el tipo de sociedad urbana que se ha construido en los 40 años.
“Para transformar el suministro de energía y su utilización, se requiere una transformación social para necesariamente comenzar a plantearse una transformación sobre el tipo de ciudad que nosotros tenemos y también en las mentalidades que se han ido desarrollando con relación al uso de la energía”, dijo.
Sin embargo, Fiallo manifestó que con la invitación a grupos sociales a participar en las discusiones lo que se busca es una especie de “allante” para tratar de que cuando los sectores populares vean algunos de sus supuestos representantes, sientan que todos están discutiendo, cuando en realidad ya todo está definido.
Autoritarismo. En otro orden, Fiallo consideró que en el país persiste el autoritarismo en el liderazgo político que busca aplacar las denuncias con reacciones negativas. Indicó que esto se hace evidente cuando los líderes reaccionan de forma agresiva para negar o dejar a un lado lo que está aconteciendo, lo que es parte del estilo político tradicional que dominan desde la fundación de la República.