Fidel, el último gran líder en un mundo sin líderes

Ubi Rivas.

Con la desmaterialización del comandante Fidel Castro el viernes 25 de este mes, La Habana, 92 años, el escenario político planetario pierde al último gran líder en un mundo sin líderes.
En el mundo actual hay grandes dirigentes que se aproximan a la estatura de grandes líderes, Vladimir Putin, Xi Yin-ping, Angela Merkel, Luiz Inácio Lula da Silva, Barack Obama, Cristina Fernández de Kirchner, Lee Kuan-yu, Michel Bachelet, Daniel Ortega, Juan Manuel Santos, Dilma Rouseff y Rafael Correa, y culmino.
Ninguno alcanza las dimensiones de Ho Chi Minh, Houari Bomedienne, Mohamed Ben Bela, Yasser Arafat, David Ben Gurión, Josip Broz Tito, Jawaharlal Nerhu, Achmed Sukarno, Mao Tse-tung, Chou En-lai, Gamal Abdel Nasser, Kwuame Nkrumah, Seko Touré, Patricio Lumumba, Agosthino Neto, Norodon Sihanuk, Nikita Krushchev, Juan Domingo Perón, Rómulo Betancourt, Lázaro Cárdenas o Nelson Mandela.
El comandante Fidel Castro integra esa pléyade de grandes líderes que enfrentaron grandes disidencias dentro y fuera de sus escenarios mediáticos, y practicar un arqueo a sus mandatos, fueron pocas las disciplinas que no liberara.
En disciplinas de salud, educación, investigaciones científicas, deportes, medio ambiente, orden, disciplina, cero delincuencia, cero narcotráfico, cero corrupción administrativa, cero cuentas bancarias personal, la revolución cubana es un referente planetario que la mayoría de las “democracias” podridas no pueden exhibir.
Preservar incólume esas directrices con un contenido humano icónico, pulsear por su filosofía política durante 47 años a 175 kilómetros con el centro más poderoso que conoce la historia de la humanidad, confieren al comandante Castro la categoría del más grande líder de América, del mundo y del siglo XX.