Fidel: EU usó informes terrorismo contra Cuba

LA HABANA (AFP).- El presidente cubano Fidel Castro reveló este viernes que los informes sobre terrorismo entregados por su país a Estados Unidos en años recientes fueron desestimados para su objetivo final y empleados para detectar a una red de agentes de la isla que operaba en Miami.

   Ante unas 200.000 personas, según estimaciones oficiales, Castro dijo que en junio de 1998 se le entregó un extenso informe a oficiales del Buró Federal de Investigaciones (FBI) sobre personas que preparaban acciones violentas contra intereses cubanos, residentes en su gran mayoría en Miami.

   A pesar de eso “no resultó detenido ningún terrorista en ninguna parte” y por el contrario fueron apresados cinco cubanos que constituían “la principal fuente de información de actividades terroristas de nuestro país”, subrayó el presidente.

   En una alocusión leída durante dos horas, Castro narró cronológicamente el proceso que llevó al intercambio de información entre su gobierno y la administración del entonces presidente Bill Clinton, que comenzó en octubre de 1997.

   Reconoció que las autoridades norteamericanas advirtieron a Cuba en dos ocasiones sobre posibles atentados con bombas en 1997, lo que permitió abortar los planes y capturar a dos guatemaltecos contratados con esos fines.

   Reveló que el escritor colombiano Gabriel García Márquez fue portador de un mensaje personal suyo a Clinton, donde entre otros puntos le propuso colaborar en actividades contra el terrorismo, lo que fue aceptado por Washington.

   “A pesar de que (en el informe) no había ningún elemento para detectar la fuente” cubana -dijo Castro- los anticastristas presionaron a oficiales del FBI, quienes rompieron el intercambio con la isla y trabajaron para detectar a los agentes cubanos que suministraban la información a La Habana.

   Castro reconoció que las autoridades del Gobierno estadounidense actuaron de “buena fe”, pero “el empuje y la influencia política de los grupos de la mafia (anticastrista) pudieron más que el presidente de Estados Unidos”.

   El gobernante cubano acusó directamente al jefe del FBI en Miami, Héctor Pesquera, quien “concentró sus fuerzas en identificar, perseguir y enjuiciar a los cubanos” en lugar de combatir el terrorismo.

   El FBI, bajo el mando de Pesquera, logró detectar y arrestar a los agentes cubanos el 12 de septiembre de 1998.

   Castro señaló que al desestimar la información suministrada por Cuba, las autoridades de Estados Unidos perdieron la oportunidad de proteger a sus ciudadanos, al concentrar la atención del FBI sobre los agentes de la isla y no percatarse del entrenamiento que realizaban en Miami los terroristas que protagonizaron los ataques del 11 de septiembre contra Nueva York y Washington.

   Los cinco agentes cubanos, condenados a penas de 15 años a cadena perpetua en prisión, son considerados por La Habana como héroes de la lucha contra el terrorismo.

   La intervención de Castro se produjo 24 horas después de que el mandatario prometiera divulgar información reservada que daría “un duro golpe a la perfidia y a la felonía” con que actúa Washington en su proclamada lucha contra el terrorismo internacional.