Fidel vuelve dar muestra mejoría

LA HABANA (AFP).- El presidente de Cuba, Fidel Castro, publicó ayer su segundo artículo en menos de una semana contra el plan de desarrollo de etanol de Estados Unidos y Brasil, dando otra muestra de progresiva mejoría y un posible retorno a la vida pública.

A ocho meses de convalecer de una enfermedad intestinal, Castro intensificó su actividad y en un artículo difundido en el diario oficial Granma acusó al mandatario George W. Bush de una “internacionalización del genocidio” con su idea de producir biocombustibles a partir de alimentos.

El líder cubano continuó su crítica al proyecto publicada el 29 de marzo, pero esta vez fue motivada por la reunión de Bush y el presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, el sábado en el retiro presidencial de Camp David (este de EEUU).

“Bush en Camp David ha declarado su intención de aplicar esta fórmula a nivel mundial, lo cual no significa otra cosa que la internacionalización del genocidio”, subrayó.

A sus 80 años, el gobernante cubano parece haber superado serias complicaciones de una operación a la que fue sometido el 27 de julio y que lo llevó, cuatro días más tarde, a ceder temporalmente el poder a su hermano Raúl por primera vez en 48 años de revolución.

En su larga convalecencia, Castro dice haber meditado sobre la crisis de energía, el medio ambiente y la supervivencia del hombre, lo que hace creer a unos que en una eventual vuelta al poder o arena pública se ocuparía de problemas globales y bajaría su ritmo de trabajo en los asuntos domésticos de la isla.

“Conociendo el personaje y su vocación de poder y protagonismo, siempre pensé que regresaba, pero regresa lógicamente con facultades limitadas. Escribir artículos forma parte de sus característica de tener que estar en el bombo de una forma u otra”, opinó el opositor y ex comandante Eloy Gutiérrez Menoyo.

En el comentario de este miércoles, dejó traslucir una crítica a su homólogo y amigo brasileño, a quien Bush “no hizo en Camp David la más mínima concesión” en su reclamo contra los subsidios de la producción norteamericana de etanol.

“No es mi intención lastimar a Brasil, ni mezclarme en asuntos relacionados con la política interna de ese gran país”, añadió Castro en su extenso artículo, en el que también habla del caso de los marinos británicos detenidos en Irán.

El miércoles Marco Aurelio García, asesor internacional de Lula, dijo que hay “una cierta incomprensión” porque “en el caso brasileño” la producción de biocombustibles no traerá problemas con los alimentos.

A pesar de la creciente actividad de Castro, ningún funcionario cubano cita fecha para una reaparición pública, pero el presidente boliviano Evo Morales afirmó el 18 de marzo que el líder cubano reasumiría funciones el 28 de abril en el tercer aniversario de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).

Los últimos en hablar de la recuperación del presidente cubano, cuya salud en Cuba es “secreto de Estado”, fueron sus dos hermanos, Raúl (75 años) y Ramón (82) Castro.

“Solo basta recomendarles que se lean y mediten su artículo en el periódico Granma”, dijo Raúl el pasado viernes, cuando se publicó el primer comentario de Fidel; en tanto que Ramón había dicho que está “muy bien”, “entero” y “fuerte”.

Desde que fue visto por última vez el 26 de julio, Fidel Castro sólo ha aparecido en fotos y en seis videos -el más reciente el 30 de enero cuando mostró un mejor semblante-, enviado mensajes escritos y conversado por teléfono.

En la última foto, divulgada por el diario colombiano “El Tiempo” a mediados de marzo, aparece vestido con ropa deportiva, de pie, conversando animadamente con su amigo el escritor colombiano Gabriel García Márquez.

Todos los comentarios sobre la salud de Fidel Castro se conocen de una u otra forma por los cubanos. Muchos dan por sentado que tarde o temprano va a regresar.