Fiesta nacional de Francia

POR MARÍA MERCEDES
Esa memorable noche del pasado 14 de julio, dominicanos y franceses conmemoraron unidos y con gran alegría el 216 aniversario de la toma de la prisión de La Bastilla, hecho histórico que marcó el inicio de la Revolución Francesa.

Desde antes de las 7:00 p. m., hora pautada para iniciar la recepción, la fila de vehículos que se dirigían a la residencia del embajador Jean-Claude Moyret era tan larga que hizo más lenta la llegada de los invitados.

A la entrada de esa hermosa estancia, el anfitrión les esperaba para dispensarles un afectuoso saludo y agradecerles su presencia. Su radiante felicidad, en esa gloriosa fecha, tenía un motivo muy especial, porque su madre Jacqueline Reinbold, que reside en Argentina, le acompañaba.

Esta vez la recepción no se realizó en el área de la piscina, ya que por la lluvia que caía los invitados a su llegada se congregaron en la terraza.

Al iniciar su discurso, el embajador de Francia Jean-Claude Moyret dijo que su país se une al dolor que sienten los británicos por los ataques terroristas del pasado jueves 7 de este mes.

En otro orden, resaltó los esfuerzos que hace el país para enfrentar “a uno de los enemigos más despiadados de la democracia: el narcotráfico. Me consta que el país está convencido casi de manera absoluta sobre la necesidad de acabar con el narcotráfico antes de que contagie a toda la sociedad, incluyendo al Estado”.

El diplomático felicitó al procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito y al gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu por continuar sus esfuerzos para el esclarecimiento de la crisis bancaria en un plazo conveniente.

Jean-Claude Moyret expresó que “los países tienen problemas para analizar su pasado reciente. Esto no es algo típicamente dominicano. Por ejemplo, nosotros los franceses hemos necesitado mucho tiempo para analizar y sacar consecuencias jurídicas de los hechos ocurridos durante los años 40 del último siglo. Como la gravedad de lo que pasó aquí es menor que lo ocurrido en Francia, se puede esperar luz en menos de medio siglo, el tiempo que nos tomó a nosotros”.

José Manuel Trullos, subsecretario de Relaciones Exteriores, destacó que “desde el inicio de nuestra vida republicana, las relaciones diplomáticas entre Francia y el país siempre han sido las mejores y se estrechan cada vez más en la medida en que se profundiza el proceso de globalización. El auge de las relaciones políticas, económicas y culturales entre nuestros pueblos y gobiernos también se van incrementando, y por esto reconocemos en usted, señor embajador, todo el empeño que ha puesto para que eso sea realidad”.

Afirmó que muestra de las excelentes relaciones entre ambos países es el notable incremento en el intercambio comercial y de las inversiones francesas en el país, lo que evidencia el clima de confianza que reina en el país y que atinadamente fomenta el Gobierno dominicano.

Posteriormente, el embajador de Francia condecoró a Nicole Sauvat, que durante muchos años ha sido su asistente y quien ha tenido una larga carrera de más de 40 años en la administración pública.

Finalmente, en ese ambiente donde reinaba un gran calor humano, los invitados tuvieron la oportunidad de conversar amenamente sobre diversos tópicos.