FIL arrancó como un “crisol” de la cultura latinoamericana

28_11_2016 HOY_LUNES_281116_ ¡Vivir!5 C

MÉXICO. –La Feria Internacional del Libro (FIL) de la mexicana ciudad de Guadalajara inauguró el pasado sábado su trigésima edición con la intención de ser un “un crisol de las manifestaciones culturales” de Latinoamérica y con la entrega del premio de literatura en lenguas romances al escritor rumano Norman Manea.
El evento, el mayor encuentro editorial del mundo en español y que en esta edición número 30 tiene como invitado de honor a América Latina, debe “ir más allá de la celebración del pasado, identificando los desafíos que enfrentamos” para mantener su vigencia en los años venideros, aseguró el presidente de la FIL, Raúl Padilla López.
Pese a haber comenzado hace tres décadas de una manera “modesta, pero digna”, con el oxígeno que aportó el “boom latinoamericano”, la FIL evolucionó a lo que es actualmente: un faro que proyecta las letras y el pensamiento y “un gran encuentro cultural plural”.
Padilla destacó la relevancia de “blindar a nuestras sociedades” en unos momentos en los que “los nacionalismos y la xenofobia” cobran una nueva relevancia.
Ante eventos como “el debilitamiento de la unidad de Europa”, cercado por problemas como el terrorismo y la migración, o el brote de nacionalismo latente en los Estados Unidos, “México y América Latina tienen que mandar una señal inequívoca” de “unidad”, continuó. Asimismo, el presidente de la FIL hizo referencia al reciente fallecimiento de Fidel Castro, la noche del viernes, a los 90 años, que “marca el fin de una época”, consideró. Aseguró que “la historia juzgará” el derrotero de la Revolución Cubana y la imprenta de Castro, aunque, “nunca las ideas pueden florecer en el totalitarismo”. Respecto a lo que le depare al pueblo cubano, en México “nuestra solidaridad estará por encima de nuestras ideologías”, afirmó Padilla, antes de expresar las condolencias a las autoridades de la isla caribeña.