Filme colombiano gana cinco premios en festival de cine

SANTA CRUZ DE TENERIFE (ESPAÑA), (EFE).- El cineasta colombiano Harold Trompetero ha obtenido cinco galardones en el Festival Internacional de Cine Chico de La Palma, entre ellos los de mejor largometraje y director, por su película “Violeta de mil colores”.

Esa cinta obtuvo los premios al mejor largometraje, director y montaje de la sección “Mondo Digital”, además de una mención del jurado a su actriz principal, Flora Martínez, en la V edición del llamado “Festivalito”, celebrado en la isla española de La Palma (islas Canarias) desde el pasado día 15.

El jurado de la citada categoría otorgó además una mención especial a la película “De Nadie”, del director mexicano Tin Dirdamal, por su capacidad para reflejar el problema de la emigración centroamericana.

La obra del cineasta mexicano obtuvo también la “Estrella del público”.

Asimismo, se premió con una “Estrella” al mejor guión a Besac Vaziri por “The Wild Goose”, mientras que el premio a la fotografía se lo llevó “Four Eyed Monsters” de Susan Buice y Arin Crumley.

El jurado concedió una mención especial, en la categoría de actor, para los habitantes del pueblo de Tattiouine en Marruecos, por su participación en “La Habitación de Elías”, de la española Emma Tusell.

En el apartado de cortometrajes el cineasta Mario Iglesias obtuvo sendos galardones por “Banquete de boda” y “Vecinos”, y el colombiano Trompetero logró otro galardón por su obra “Siete Cortos de Valor”.

En la sección “La Palma rueda”, que consiste en rodar una película en la isla en el plazo de una semana, los galardones al mejor actor y actriz fueron a parar a Camilo Cardoso y Patricia Alvarez, respectivamente, y se concedió una mención especial a la fotografía y sonido del corto “Tiempo de Sol”, de Tin Dirdamal.

También hubo sendas menciones especiales al corto “Banana on the Beach”, del francés Kim Chapiron, y a la actriz Laura Rotival por la promoción especial del plátano de Canarias.

Este festival, en el que participaron 140 cintas, pretende reivindicar el papel y la importancia del cine digital, bautizado como “cine chico” por los organizadores.