Filosofía de Peña: dar confianza a sus peloteros para que rindan como los mejores

SURPRISE, Arizona (AP) .- Cinco minutos con Tony Peña y es fácil entender el cariño que le tienen sus jugadores.

Simpático, conversador, amable y apasionado del béisbol, el dirigente dominicano de los Reales de Kansas City se gana a los peloteros dándoles confianza y abriendo las puertas de su oficina.

“Tony es un vacilón, te deja jugar tranquilo”, opinó el veterano jardinero boricua Juan González, un recién llegado al club. “Por eso creo que va a tener mucho éxito en este juego, porque no te pone presión y todo el mundo se entusiasma”, señaló.

Esa fue una de las claves para el éxito de Kansas City la temporada pasada, cuando el equipo tuvo se mantuvo en pelea por el banderín de la división central de la Liga Americana hasta la recta final, y Peña fue seleccionado dirigente del año en su primera temporada completa como manager.

“Yo quiero hacerles entender a ellos que pueden venir conmigo para hablar de lo que sea, no solo de béisbol, sino cualquier problema que tengan”, dijo Peña a la AP en una amena

conversación en el campo de entrenamiento de los Reales.

El quisqueyano, de 46 años, recordó que entre los entrenamientos de primavera, la pretemporada, y la campaña regular los jugadores pasan unos siete meses con la novena, en ocasiones compartiendo más con sus compañeros que con sus propias familias.

“Nosotros somos su familia”, acentuó.

Aunque su acercamiento al juego es uno más relajado comparado con la mayoría de sus colegas, Peña deja claro que algo que no tolera es la complacencia.

“Si tú no le das la libertad a los muchachos para hacer lo que pueden hacer, entonces es aguantarlos”, indicó.

Peña dijo que tiene cuatro palabras que usa como lema, y las enumera en inglés: dream (soñar), team (equipo), care (importar), dare (atreverse).

Esas claves para el éxito están en citas de diferentes personalidades históricas impresas en cartelones que rodean las paredes del camerino de los Reales.

El manager, quien como jugador fue un durable catcher durante 18 años, dijo que el equipo no está complacido con haber tenido una campaña ganadora, sino que ahora van en pos de la División.

“Los muchachos el año pasado no sabían ganar”, dijo. “Ahora ya tenemos esa experiencia. El cuento de Cenicienta se acabó”, afirmó.