Finalmente María sí estaba muerta; fue enterrada ayer

El cadáver de María Almánzar duró 85 horas acostado en una cama

SANTIAGO.- María Almánzar, de 45 años de edad, finalmente fue sepultada ayer en la mañana, luego de que su cuerpo comenzara a heder y a descomponerse. La señora, que llevaba 85 horas en una cama después de haber sido declarada muerta el domingo pasado, no había sido enterrada porque sus familiares se negaban a creer que estaba muerta.

Las razones para dudar de su muerte es que de los ojos de la fallecida salían lágrimas cada vez que le oraban. Además su cuerpo no estaba rígido, tal como cuando ocurre cuando una persona se muere. “En la madrugada comenzamos a notar que su cuerpo ya presentaba síntomas de mal olor y entonces en la mañana decidimos ya enterrarla. Sí, efectivamente mi madre está muerta”, dijo entre sollozos su hija Perla.

Además agregó que se van a sentir mejor ahora porque no querían enterrarla y después pasarse el resto de la vida lamentándose, y creer que la habían enterrado viva.