FINANCIAL TIMES
Bolivia podría adelantar nueva constitución

http://hoy.com.do/image/article/54/460x390/0/42B2C998-0952-4500-B622-97DAC3F00F1C.jpeg

POR HAL WEITZMAN
LIMA.-
El presidente de Bolivia, Carlos Mesa pudiera verse obligado esta semana a adelantar los planes de modificar la Constitución del país, en un intento por evitar el caos social.

El señor Mesa, cuya popularidad ha descendido seriamente en las encuestas, está desesperado por aplacar a los grupos indígenas y de izquierda que han incrementado las protestas violentas que piden la nacionalización de la industria de gas del país.

También se enfrenta a las demandas de los habitantes de las tierras bajas, donde están concentrados muchos de los yacimientos de gas, que exigen la autonomía regional.

Una asamblea nacional para reescribir la Constitución ha constituído una de las demandas claves  desde que fuera derrocado el presidente anterior, Gonzalo Sánchez de Lozada, en octubre de 2003. El señor Mesa, hasta ahora, no ha cumplido un compromiso de convocar una asamblea para esos fines.

La preocupación internacional por la inestabilidad crónica en el país más pobre de América del Sur ha ido en aumento.

Kofi Anan, el secretario general de la Organización de Naciones Unidas(ONU), seguía “con preocupación creciente las tensiones sociales en Bolivia”, dijo un vocero. Instó a todas las partes “a resolver pacífica y democráticamente sus diferencias”.

Sus comentarios se produjeron después que un enviado especial enviado a Bolivia por el presidente de Brasil, Luis Ignacio Lula da Silva, advirtiera: “La ofensiva contra el gobierno se va a intensificar”.

La inestabilidad empezó con la aprobación este mes de una ley que incrementará significativamente los impuestos a los inversionistas extranjeros en el sector del gas –el segundo en importancia de América del Sur–, que ha despertado el espectro de aciones judiciales por parte de las compañías internacionales de energía. Grupos radicales, sin embargo, dicen que la ley no va suficientemente lejos.

El señor Mesa se vió obligado ayer a reiterar que se mantendría en el cargo hasta que termine su periodo, en 2007. Un sondeo de la semana pasada mostró que su popularidad ha decaído a 44%, de 82% cuando asumió el cargo en noviembre de 2003.

 “El Congreso y la izquierda quieren un Mesa débil, ineficaz, pero no quieren que se vaya”, dice Carlos Toranza, de ILDIS, un centro de análisis en La Paz.

Activistas de la izquierda han amenazado con repetir sus manifestaciones de la semana pasada, que convirtieron el centro de La Paz en un campo de batalla. La Policía anti-motines utilizó balas de goma y gas lacrimógeno contra los miembros de las organizaciones sindicales que estaban exigiendo que una asamblea constituyente sea convocada, y que se nacionalice la industria del gas.

Mientras tanto, los líderes civiles de las provincias de Santa Cruz y Tarija, donde están ubicadas las reservas de 48,700 millardos de pies cúbicos de gas, declararon la semana pasada que realizarán un referendo sobre la autonomía en agosto, después que el Congreso no fijó una fecha para la votación.

La semana pasada también Bolivia estaba inundada de rumores de un golpe militar, después que dos coroneles pidieran la salida del señor Mesa. Los oficiales fueron sometidos a una corte marcial y desactivados.

VERSION AL ESPAÑOL DE IVAN PEREZ CARRION