FINANCIAL TIMES
EEUU asumiría línea dura en comercio con China

POR CHRISTOPHER SWANN Y EDWARD ALDEN
WASHINGTON.-
El nominado del presidente George W. Bush para representante de Comercio de Estados Unidos, prometió el jueves “una posición más agresiva” con china y dijo que iniciaría 2una revisión de arriba abajo” de las relaciones de comercio de EEUU con Pekín.

Rob Portman, un miembro republicano de la Cámara de Representantes, respondió al rencor creciente en el Congreso sobre las prácticas comerciales chinas al decir que visitaría el país en breve “para entregar un fuerte mensaje en persona a los funcionarios chinos”.

“No siempre China juega según las reglas”, dijo en un testimonio que criticó a China por piratería de la propiedad intelectual y políticas industriales que excluyen productos norteamericanos: “Necesitamos un enfoque más duro”.

Mientras que China ofreció enormes oportunidades a los exportadores de EEUU, dijo “a menos que podamos resolver esos problemas el consenso [de EEUU] sobre el comercio está en peligro”.

Sus comentarios constituyen una nueva señal de que está aumentando la presión para que la administración adopte una línea más dura sobre el comercio con China. El Congreso ha estado considerando varias propuestas que le permitirían a EEUU imponer impuestos adicionales a los productos chinos para compensar los beneficios que según los críticos representa una moneda subvaluada. El Tesoro de EEUU, que ha estado durante largo tiempo por hacer que China adopte una moneda más flexible, dijo la semana pasada que China necesita actuar de inmediato. 

El señor Portman dio el extraño paso para un nominado a RCEEUU el jueves, al comentar directamente sobre las valuaciones monetarias, al decir que estuvo de acuerdo con el senador demócrata Charles Schumer en que China debería “revaluar” su moneda.

En general, el comité de finanzas del Senado dio una entusiasta acogida al señor Portman, cuando los principales senadores republicanos y demócratas del comité dijeron que esperaban que apresurar su confirmación a principios de la próxima semana.

En lo que un senador demócrata denominó una “competencia de lanzamiento de ramos de flores”, los miembros del comité no escatimaron elogios al congresista de Ohio. “Su problema no es con el Congreso”, dijo Max Raucus, el principal demócrata del comité. “Es con la administración. La administración tiene que ponerse más dura”..

El señor Portman, quien reemplazará a Robert Zoellick como principal negociador de comercio de EEUU, trató con delicadeza de equilibrar su respaldo a los pactos comerciales negociados por la administración Bush con su simpatía ante las reiteradas críticas de los senadores que alegan que esos acuerdos no han logrado dar resultados para los trabajadores y manufactureros domésticos de EEUU.

Dijo que EEUU tuvo razón en apoyar la membresía de china en la Organización Mundial de Comercio, señalando que las exportaciones de EEUU a ese país habían aumentado 81% desde que ingresó [en la OMC] en 1999. Las exportaciones norteamericanas, que alcanzaron un récord el año pasado, serían más bajas sin esos acuerdos comerciales, añadió.

No obstante, reconoció que el déficit del comercio bilateral de EEUU con China, que llegó a US$162 millardos el año pasado, es una preocupación y que las negociaciones de comercio pudieran desempeñar un papel importante para mejorar ese balance. Dijo que sobre temas como la distribución de productos estadounidenses en China “necesitamos acercarles los pies al fuego”.

El señor Portman también levantó una fuerte defensa del Acuerdo de Libre Comercio con América Central (CAFTA), que la administración batalla por promover en el Congreso.

De no aprobarse el acuerdo por el Congreso, sugirió, se afectaría la capacidad de EEUU de negociar beneficios más amplios para la industria y agricultores de EEUU en la Ronda de Doha de la Organización Mundial de Comercio. Insinuó que la administración trabajaría para aplacar las preocupaciones de la industria azucarera, que se ha convertido en el opositor más implacable al CAFTA.

El señor Baucus advirtió que “a menos que la administración encuentre una vía para tratar el tema del azúcar, no apuesto por la aprobación del CAFTA”.

VERSION AL ESPAÑOL DE IVAN PEREZ CARRION