FINANCIAL TIMES
EEUU y Arabia Saudita intentan apaciguar temores por el petróleo

POR GUY DINMORE
WASHINGTON.- E
stados Unidos y Arabia Saudita, el mayor consumidor y el principal exportador de petróleo del mundo, respectivamente, intentaban calmar a los mercados, cuando el príncipe heredero Abdullah y sus ministros le expusieron los planes de inversiones del reino al presidente George W. Bush.

“Ambos países prometen continuar su cooperación para que el suministro de petróleo de Arabia Saudita esté disponible y seguro”, recoge una declaración conjunta, que celebra seis décadas de relaciones entre ambas naciones.

Stephen Hadley, el asesor nacional de seguridad de EEUU, dijo a los reporteros en el rancho del presidente, en Texas, que los planes de incrementar la capacidad son “buenas noticias” para los mercados.

Los analistas expresaron que las cifras presentadas no son nuevas, y que Arabia Saudita sola no pudiera tener un impacto importante en los mercados. De todas formas, los precios del petróleo crudo cayeron por primera vez después de cinco sesiones, mientras ambos líderes analizaban un amplio rango de temas, incluyendo los esfuerzos de reforma política en Arabia Saudita, el proceso de paz israelí-palestino y la “guerra contra el terrorismo”.

El señor Bush y el príncipe heredero, quienes se habían reunido por última vez en el rancho, habían desarrollado una “relación personal muy fuerte”, comentó el señor Hadley, con “un espíritu muy bueno en el recinto”.

Los planes de inversiones de los sauditas, que alcanzan US$50 millardos, fueron analizados en detalle entre Ali Naimi, el ministro del Petróleo saudita, y el vicepresidente de EEUU, Dick Cheney, el domingo.

Adel al-Jubeir, vocero del príncipe, dijo que Arabia Saudita está produciendo ligeramente por encima de 9,5 millones de barriles al día (mbd). Indicó que el señor Bush no le pidió al reino que incremente la producción.

Arabia Saudita tiene un exceso de capacidad entre 1,3 y 1,4 mdb, pero cree que los suministros actuales son adecuados y no ha recibido peticiones de sus clientes de que suministre más petróleo, expresó el señor Jubeir. No hay escasez de petróleo crudo, sino de capacidad de refinación, particularmente en EEUU. Acordó que un precio de US$50.00 por barril es “obviamente demasiado alto”, pero no dijo qué precio se consideraría razonable.

Arabia Saudita planea producir 12,5 mdb dentro de dos años y medio, y 15 mdb a largo plazo, dijo. El señor Hadley habló de 12,5 mdb a finales de la década.

Roger Diwan, experto en mercados petroleros de PFC Energy, dijo que él cree que el elemento del petróleo en las discusiones se incluyó a último momento, debido al incremento en los precios y la presión pública, y que ambas partes hubieran preferido dedicar el tiempo a temas que les interesan más.

VERSION AL ESPAÑOL DE IVAN PEREZ CARRION