FINANCIAL TIMES
Gobiernos deben priorizar ahorro y eficiencia energética

http://hoy.com.do/image/article/58/460x390/0/CBAFB098-8EF9-48EF-B16E-B8BE3C391630.jpeg

A pesar de las demoras de los proyectos insignia de energía y las advertencias sobre el suministro a largo plazo de Arabia Saudita –el mayor suplidor de petróleo del mundo–, la escalada reciente de los precios del crudo deberá ser un fenómeno temporal. Sin embargo, la complacencia puede estar mal ubicada: los funcionarios sauditas están alertando que dentro de unos 10 o 15 años, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no será capaz de satisfacer la demanda que se proyecta. Una toma de conciencia entre los consumidores de los altos precios de la energía debería ser explotada por los políticos, que necesitan aprovechar la oportunidad para introducir medidas dolorosas políticamente que promuevan la eficiencia energética.

Los precios del crudo en la actualidad están motivados por la limitada capacidad disponible de la OPEP y la fortaleza de la demanda –en Estados Unidos, India y China, en particular–, pero también por un significativo aumento del riesgo. Esto último parte de la falta de instrumentos de política a corto plazo disponibles para lidiar con interrupciones en el suministro. El colchón de suministro en el mercado, casi desapareció el año pasado, dejando solo a Arabia Saudita con alguna capacidad disponible. Como resultado, los mercados han estado nerviosos, lo cual ha provocado la subida de los precios.

En los últimos meses, sin embargo, ha habido señales de una desaceleración en la demanda, de manera notable en China. Mientras tanto, la inversión necesaria para nuevos incrementos en la producción en el futuro ha empezado a levantar. Por lo tanto, la mayoría de los analistas esperan un retroceso en los precios del petróleo.

Esta previsión no debería ser utilizada como una excusa para sentarse con los brazos cruzados. Basado en las proyecciones de la demanda y los precios actuales, la Agencia Internacional de Energía calcula que la OPEP tendría que incrementar la producción a 50 millones de barriles diarios en 2020, un incremento de 20 millones sobre la cifra de hoy. Un incremento de hasta la mitad de esta producción tendría que provenir de Arabia Saudita, que ha dado indicios de que se vería en dificultades extremas para cumplir con ese nivel de demanda. En poco menos de una década, entonces, se espera que la demanda supere al suministro.

En cuanto al factor suministro de la ecuación, las compañías están buscando formas para esquivar a la OPEP. Se pueden encontrar proyectos promisorios en África Occidental, entre otras locaciones. Pero las demoras de los planes señeros, como la plataforma de BP en el Golfo de México, o el proyecto Sajalin-2 de Shell, en Rusia, destacan el riesgo que enfrentan las compañías cuando tratan de alcanzar suministros de energía más distantes. Mientras tanto, dos tercios del suministro mundial de petróleo yace en el Oriente medio, cuya inestabilidad tiene el riesgo de que se produzcan interrupciones en el suministro.

Por todo lo anterior, los políticos tienen que asumir el factor demanda de la ecuación. Una mayor comprensión entre los consumidores de la vulnerabilidad de los picos en los precios del petróleo genera mejores condiciones para introducir políticas orientadas a la eficiencia energética, especialmente en el sector transporte. El jefe ejecutivo de la IEA instó correctamente a EEUU a que respalde los vehículos híbridos y de diesel de mayor eficiencia energética, y exhortó a la India y China a adoptar normas de eficiencia para los nuevos vehículos. Los gobiernos tienen que dar el golpe cuando el hierro está caliente.

VERSION AL ESPAÑOL DE IVAN PEREZ CARRION