FINANCIAL TIMES 
Incertidumbre en EEUU infesta sentimiento mundial

http://hoy.com.do/image/article/49/460x390/0/5D436C3D-D4B3-4E5C-AB38-E6824D44370F.jpeg

POR TONY TASSELL Y PHILIP STAFFORD
Los mercados de acciones del mundo se viraron hacia abajo la última semana, debilitados por la incertidumbre sobre la economía de Estados Unidos.Hasta hace poco, los mercados Habían asumido una visión considerablemente optimista de las perspectivas del aumento de las tasas de interés, la reducción de los ingresos corporativos y el impacto de los altos precios de las materias primas en la inflación.

Esa visión parpadeó la semana pasada, dejando espacio a una serie de preocupaciones en medio de evidencias de una desaceleración potencial en la economía de EEUU y un inicio mixto en la temporada de informes corporativos del país.

En Wall Street, el Promedio Industrial Dow Jones cayó a su nivel más bajo desde noviembre último, a pesar de fuertes ganancias de los pesos pesados del mercado General Electric y Citigoup

Al mediodía del viernes, el DJIA bajaba 0.8%, a 10,194.30, mientras el más abarcador S&P 500 perdía 0.65, para 1,154.11. El Nasdaq Composite perdió 1.2% para 1,923.35.

En la semana, el Dow bajó 2.55%, mientras que el S&P 500 cedió 2.29% y el Nasdaq 3.8%.

Las bajas en el precio de las acciones se tradujeron en una marcada alza en las expectativas de volatilidad en el corto plazo. El índice de volatilidad del mercado de opciones de Chicago, o Vix, saltó casi 18% el miércoles solamente. Al salir de la tendencia a la baja a largo plazo, el índice tocó 15.0% el viernes, de menos de 12.0 el jueves.

El elemento clave que afectó el sentimiento en la semana proviene de las pobres ventas minoristas en abril. La ventas al detalle subieron solo 0.3% en marzo, por debajo del pronóstico de incremento de 0.75 de los economistas. Excluyendo la gasolina, los autos y los materiales de construcción, las ventas minoristas cayeron 0.3%.

Más pruebas del débil estado de la demanda de los consumidores de EEUU la aportó el viernes el índice del sentimiento. El índice cayó a 88.7 a mediados de abril de 92.6 en marzo, su punto más bajo en 18 meses. También hubo noticias no muy buenas en el frente industrial. El Empire State Manufacturing Survey, que aporta una señal sobre el resultado de la industria de EEUU, cayó 3.1 este mes, el más bajo desde que el índice mostró contracción en abril de 2003, de 20.2 el mes pasado.

En el reverso de las cifras de ventas y cifras de comercio anteriores que revelan una desaceleración en la demanda interna, Merril Lynch redujo sus estimados para el crecimiento del PIB en el primer trimestre de 4.3% a 3.5% para el segundo trimestre entre 3.5% y 3.2%. David Ronsenberg, jefe económico para América del Norte, describió las cifras de las ventas minoristas como un “shocker”. “Lo que tenemos ahora es que no hay impulso alguno cuando estamos en el segundo trimestre en el frente del gasto de los consumidores”, comentó.

Las cifras más débiles, sin embargo, impulsaron los bonos del Tesoro de EEUU. El rendimiento sobre el bono patrón a 10 años caía 18 puntos básicos en la semana a 4.31% al

Mediodía del viernes, y había tocado una baja de 4.26%.

También aflojaron los precios de las materias primas, incluyendo el petróleo, de los picos de la semana anterior. El petróleo retrocedió hacia los US$50 el barril.

El dólar estadounidense se comportó relativamente flexible durante la semana, a pesar de las preocupaciones sobre la sostenibilidad del gasto de los consumidores en EEUU.

“No obstante, esto puede ser más un reflejo de la falta de confianza en el euro y el yen que una consideración positiva sobre el dólar”, dijo Citigroup. Añadiò que el euro, en particular, está sufriendo de crecientes preocupaciones de que el fracaso en ratificar la nueva constitución de la UE en los referendos en Francia y los Países Bajos pudiera traer otro periodo de incertidumbre alrededor del “proyecto europeo”.

La debilidad de Wall Street trascendió a otros mercados El índice FTSE Eurofirst 300 cayó cerca de 1.8% en las emana. Los mercados emergentes tambièn se vieron afectados con fuerza, particularmente en los países de América Latina donde tienen gran peso las materias primas.

Los valores japoneses tuvieron su peor semana del año, al caer 4.2% a una baja de 10 semanas de 11,370.69. Ryoji Musha, estratega de Deutsche Bank advirtió que el Nikkei pudiera caer de los 10,000 puntos a final de año, lo que significaría una baja de 12%

VERSION AL ESPAÑOL DE IVAN PEREZ CARRION