FINANCIAL TIMES
Textiles: espectro del “anti-dumping” ronda importadores

POR ALEXANDRA HARNEY
HONG KONG.- Los importadores de textiles y las compañías de Hong Kong que los suministran están preparándose ante la posibilidad de casos “anti-dumping” en Estados Unidos los productos textiles fabricados en China

Menos de un mes después que el Departamento de Comercio de EEUU empezara una investigación sobre si los embarques de ciertos tipos de textiles de China están afectando el mercado norteamericano -el primer paso hacia la introducción de salvaguardas-, importadores, fabricantes y sus abogados dijeron que se incrementa la preocupación de que la industria de EEUU como próximo paso pueda iniciar procesos anti-dumping.

“Si las cuotas no tienen éxito en constreñir las exportaciones hacia EEUU, entonces la próxima arma del arsenal es el [anti] dumping”, dijo Douglas Heffner, un socio de Hunton & Williams, la firma legal.

El señor Heffner hablaba en los laterales de una conferencia de la industria textil en Hong Kong ayer.

Los productores de textiles en EEUU y Europa han estado presionando a sus gobiernos para que respondan al aumento en los embarques de China, después de que expirara el sistema de cuotas de más de una década el 1 de enero de 2005.

La Comisión Europea ha dicho que tomará una decisión el 25 de abril sobre si iniciará una investigación formal sobre los textiles fabricados en china que pudiera conducir a la imposición de salvaguardas.

Al mismo tiempo, los directivos de textiles con fábricas en China continental están sopesando el impacto de un incremento potencial sobre ciertas categorías de textiles.

Gao Yong, vice-director de la Asociación de al Industria Textil de China, dijo al Financial Times la semana pasada que el gobierno estaba valorando un incremento de esa naturaleza con la esperanza de desacelerar el rápido crecimiento en los embarques hacia EEUU y Europa desde el inicio del año.

Los abogados del comercio dijeron que no hay pruebas concretas todavía de que la industria textil de EEUU se esté preparando para pedir investigaciones anti-dumping.

Las acciones anti-dumping son costosas y requieren un importante volumen de pruebas.

Por ejemplo, las manufactureros domésticos, o los trabajadores que apoyan una petición para un determinado proceso judicial anti-dumping tienen que representar al menos el 25% de la producción interna.

Además de esto, los ejecutivos de la industria textil dijeron que esos casos constituyen una preocupación mayor que las salvaguardas, que se pueden aplicar solo hasta un año cada vez.

Los gravámenes anti-dumping pueden durar hasta cinco años.

“Estamos más preocupados por el anti-dumping que por las salvaguardas”, dijo un ejecutivo textil de Hong Kong. “las salvaguardas tienen un periodo definido [cuando se pueden aplicar]. El anti-dumoping puede seguir, y seguir y seguir”.

John Tsang, el secretario para el comercio, industria y tecnología de Hong Kong, dijo en un discurso en la conferencia que “estamos preocupados porque hasta una solo medida anti-dumping, o la simple iniciación de una investigación pudiera tener efectos importantes de asfixia al comercio, e impactaran adversamente las actividades de negocios de nuestros comerciantes”.

VERSION AL ESPAÑOL DE IVAN PEREZ CARRION