FINANCIAL TIMES
Unión Europea: mercados temen repercusiones políticas

http://hoy.com.do/image/article/54/460x390/0/4D868FC1-464F-4393-BAD2-E235128E7B9A.jpeg

POR RALPH ATKINS
FRÁNCFORT.-
El decisivo rechazo a la Constitución de la Unión Europea el pasado fin de semana, destacó el domingo los temores de los mercados financieros de que Europa carece de voluntad política para revivir su deslustrada economía y pudiera ser vulnerable a fuerzas políticas desestabilizadoras.

Con el euro en bajas de siete meses el lunes y los bonos de los gobiernos europeos debilitándose, los economistas alertaron que el voto francés le dio aliento a los que promueven las políticas “proteccionistas”, en lugar de a las reformas orientadas al mercado al nivel de la UE.

“Es otra señal de que Europa está en una senda resbaladiza, hacia mayor desintegración y menos estabilidad”, dijo Joachim Fels, economista de Morgan Stanley. “El riesgo de que la eurozona se desmembre se ha incrementado”, añadió el señor Fels, aunque esta variable se mantiene como improbable.

Analizando que el impacto en el euro ya estaba descontado, Joachim Almunia, comisario de Asuntos Monetarios de la UE, dijo que el voto no ”afectaría los temas económicos, porque no está relacionado con ellos”. Se refería a la agenda de reformas de Lisboa, el pacto de estabilidad y los intentos por resolver un acuerdo sobre el presupuesto de la UE.

Sin embargo, Thomas Mayer, economista del Deutsche Bank, dijo que el voto de Francia y la posibilidad de un resultado similar en los Países Bajos ayer desafían el “consenso europeo” para enfrentar las dificultades económicas –el acuerdo general entre los políticos de Europa sobre la necesidad de mercados competitivos, disciplina fiscal y una moneda fuerte-.

Además, el sentimiento en los Países Bajos se ha alienado más por el resentimiento por un tratamiento más suave a los países más grandes de la eurozona, que han violado las reglas fiscales de la UE.

La votción en Francia, dijo el señor Mayer, “no fue un cubo de agua en el debate de si la unión económica y monetaria va a durar eternamente, sino que es un ingrediente en el caldo que ha salido a flote en los últimos meses”.

Esas presiones han complicado la tarea del Banco Central europeo, que tendrá mañana jueves su reunión para fijar las tasas.

El fracaso de la eurozona en escapar de un crecimiento débil que la aqueja desde 2001 –y en correspondencia, un alto desempleo–, ha obligado al BCE a mantener sin cambios sus tasas de interés principales en el bajo nivel histórico de 2% durante dos años.

Según una escuela de pensamiento ayer, el referendo francés reduciría la capacidad del BCE de resistir presiones políticas para un recorte en las tasas de interés. El enfoque del BCE sobre la estabilidad de los precios fue criticado por los que hacían campaña por el NO en Francia.

Sin embargo, Julian Callow, economista de Barclays Capital, sostiene que el voto francés “es otro argumento para que el BCE no cambie –por la sencilla razón de que necesitamos  tener alguna estabilidad en la eurozona […]. Una política de “esperar, a ver qué pasa”, es probable que resulte la mejor”. El descenso del euro fue otra razón para que el BCE no redujera las tasas.

Al mismo tiempo, los economistas argumentan que el proceso de integración europea y la reforma estructural pudieran continuar. “Si un país no es capaz de ratificar su Constitución, eso es por lo general una situación de crísis. Pero la integración va a continuar porque la UE no necesita necesariamente una Constitución”, dijo Jorg Krames, de HVB, en Munich.

La UE tiene experiencia en lidiar con crísis, dijo, y que es posible que partes de la Constitución pudieran entrar en vigor de todas formas. “La fiesta continúa, pero con menos “swing””, concluyó el señor Kramer.

Dirk Schumacher, de Golddam Sachs, en Fráncfort, añadió que la reforma estructural sigue siendo en primer lugar una tarea de los gobiernos nacionales.

“Yo no creo que se haya perdido el impulso para la reforma. ¿Qué tiene que ver la reforma del mercado laboral de Alemania con la UE?”

VERSION AL ESPAÑOL DE IVAN PEREZ CARRION