FINANCIAL TIMES
Demanda petrolera sigue fuerte a pesar del débil crecimiento

Como un zombi en una película de terror de bajo presupuesto, el crecimiento de la demanda petrolera se rehúsa a morir. La eurozona está en crisis, el crecimiento de Estados Unidos (EEUU)  está anémico y China está fallando. Sin embargo, el crecimiento del consumo global de petróleo, y así los precios del metal, se están manteniendo notablemente bien.

El cartel Opec, el cual tradicionalmente toma una opinión conservadora sobre la perspectiva del consumo petrolero global, describe gráficamente el comportamiento positivo en su último reporte mensual. “La demanda petrolera mundial ha superado la noción anterior de un decadente impulso y se movió hacia una tendencia más estable”, dijo el cartel.

La Agencia Energética Internacional, el regulador petrolero de los países occidentales, este mes elevó su estimado para el crecimiento de la demanda global del combustible para este año hasta aproximadamente 900,000 barriles al día, una fracción por debajo del promedio anterior de 10 años de 1.1 millones de barriles por día.

“A pesar del débil crecimiento económico global, la demanda petrolera está mostrando grandes cantidades de renovada fortaleza en la demanda”, dijo la IEA radicada en París en su último reporte mensual sobre el mercado petrolero.

Este crecimiento mejor de lo esperado en la demanda llega en un momento difícil para el mercado, el cual está luchando contras las interrupciones de suministro, desde mantenimiento en campos petrolíferos claves del Mar del Norte hasta el impacto de las sanciones occidentales sobre las exportaciones iraníes.

La combinación de una proyección más benigna para el consumo con enormes problemas de suministro está constriñendo el mercado de petróleo, reduciendo los inventarios de crudo y de productos petroleros y enviando los precios del metal crudo fuertemente más alto.

El crudo Brent, el benchmark global, ha aumentado cerca de un 30% durante las pasadas ocho semanas, comerciándose recientemente en alrededor de $117 el barril por primera vez desde mayo. En términos de euro, el precio del Brent ha subido hasta €93.40 el barril, cerca del mismo nivel de julio de 2008, cuando los mercados globales de petróleo y de materias primas estaban en un boom.

El precio de otros benchmarks, incluyendo el West Texas Intermediate de EEUU, los Urales de Rusia y Dubai del Medio Oriente, también se ha elevado.

Además, los precios principales han subido hasta fuertes primas en los contratos a plazo, una condición conocida en el argot de la industria como “backwardation”, lo cual normalmente se refleja como un mercado constreñido.

El backwardation entre el contrato Brent para el próximo mes y el segundo para el siguiente mes aumentó recientemente hasta $2.05 el barril, el segundo nivel más alto desde la crisis de suministro provocada por la guerra civil en Libia el año pasado.

Hay señales de una demanda más fuerte en la industria de refinería también, que ha visto los márgenes mejorar.

La medida simple tradicional de márgenes, conocida como la 3:2:1 “crack spread”, ha mejorado en todas las regiones. Se sitúa en $13.20 el barril en Europa frente a los $7.60 el barril en enero.

En EEUU, está a $29.80 el barril, comparado con los $114.80 el barril a principios del año. Y en Asia el “crack spread” se ha elevado hasta $15.55 el barril, significativamente por encima de los $1.60 el barril en enero.

Los comerciantes y analistas petroleros resaltan áreas donde la demanda petrolera global está mostrando nuevas señales de vida. El consumo de nafta, la materia prima más importante de la industria de petroquímicos, se está recuperando después de un pésimo primer semestre. En adición, el consumo de petróleo de EEUU ha mejorado, mientras que de los llamados complejos destilados medios, que incluyen productos como el combustible de aviones y el diesel, es particularmente fuerte.

EEUU, el consumidor de petróleo más grande del mundo, es particularmente importante ya que este emite data de alta frecuencia que algunos participantes del mercado usan equivocadamente, como un representante para las tendencias globales.

La data semanal preliminar más reciente del Departamento de Energía de EEUU muestra la demanda petrolera creciendo por encima del nivel observado hace un año atrás en julio y a principios de agosto.

La data mensual más fiable para mayo, la última disponible, muestra que el consumo aumenta un 1.9% anual, la primera lectura mensual positiva desde marzo de 2011.

Pero la recuperación en la demanda podría ser efímera. El consumo petrolero está aumentando en parte debido a factores estacionales, incluyendo la temporada de manejo por vacaciones en el hemisferio norte y la demanda de aire acondicionado en Medio Oriente y Asia.

El impulso estacional terminará pronto, antes que la demanda se recupere nuevamente con el inicio del invierno boreal.

Zoom

Los precios

Los precios mayoristas, combinados con monedas más débiles en algunos países, están presionando los precios minoristas hasta niveles dolorosos. “Estamos de vuelta en el área de destrucción de la demanda”, dijo Olivier Jakob de Petromatrix, consultora petrolera suiza.  Incluso los zombis más resistentes al final también mueren

Aumento ventas minoristas suaviza preocupaciones recesión

Sarah O’Connor y Norma Cohen                    

Las ventas minoristas aumentaron inesperadamente el mes pasado y también fueron mucho más fuertes que lo que se pensaba en meses anteriores, provocando que algunos economistas concluyeran que la recesión de doble profundidad ha sido superada.

Los volúmenes de ventas al detalle se incrementaron en un 0.3% entre junio y julio, confundiendo las expectativas de un 0.1% de baja. En adición, la Oficina para Estadísticas Nacional (ONS, por sus siglas en inglés) elevó la data de junio desde un 0.1% hasta un 0.8% de aumento mensualmente.

La data siguió las noticias de un aumento sorprendentemente fuerte en el empleo en los tres meses hasta finales de junio. Ello también se agrega a las señales combinadas sobre la salud de la economía, el cual se contrajo  un 0.7% en el segundo trimestre, de acuerdo a la ONS.

“Mientras el número de ventas al detalle no está incluido en la medida de producción del producto interno bruto, el crecimiento de las ventas mejor de lo esperado que en junio se suma a la opinión de que los números del producto interno bruto superan la reciente debilidad de la economía”, dijo Chris Williamson, un economista de Markit, un proveedor de data.

El incremento en las ventas al detalle de los pasados tres meses ha sido amplio, con los sectores principales, exceptuando las estaciones de gasolina, registrando crecientes volúmenes.

Las ventas aumentaron un 0.5% entre el primer y segundo trimestre en los supermercados y otras tiendas de alimentos, un 1.8% en las tiendas de ropa y zapatos, y un 3.1% en tiendas “no especializadas”, como las tiendas por departamento.

Los compradores pueden estar gastando más a causa de que la inflación está decayendo, aliviando el constreñimiento en sus salarios.

En julio, el deflactor del precio de compra anual, una medida de inflación en las tiendas, bajó hasta 0.2%, el nivel más bajo desde octubre de 2009.

“El declive en la inflación este año, desde las alzas alcanzadas en el 2011, está ofreciendo un impulso para las finanzas de las familias”, dijo Kevin Daly, de Goldman Sachs. Él denotó que el crecimiento de las ventas minoristas anuales en términos de volumen se ha elevado desde una baja de menos de un 1.6% en agosto del año pasado, cuando la inflación estuvo cerca de su pico, hasta más de un 3.3% en julio.

Alan Clarke, del Scotia Bank, dijo que el aumento en el empleo probablemente había ayudado. 

VERSIÓN AL ESPAÑOL DE ROSANNA CAPELLA