FINANCIAL TIMES
En la economía mundial las señales son aún incógnitas

http://hoy.com.do/image/article/418/460x390/0/93D33A16-96EC-4681-AA36-5F76D8D11E9E.jpeg

La vida es una historia contada por un idiota, llena de ruido y furor, que no significa nada, dijo Macbeth. Él debe haber estado hablando de las estadísticas económicas. Después que el huracán financiero hizo estragos en los indicadores de la fortaleza económica, la luz del sol se abrió paso. Pero una densa niebla de confusión ha descendido desde entonces, oscureciendo justo donde nos encontramos, cayendo rápidamente, si no lento, tocando fondo, o finalmente doblando una esquina.

¿Qué sucedió? Hasta la semana pasada, las conversaciones eran sobre las nuevas señales. Tim Geithner, secretario de la Tesorería de Estados Unidos, dijo que el sistema financiero está comenzando a cicatrizar. Aún un observador tan circunspecto como Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo, pronunció que la economía mundial está alrededor del punto de inflexión, que es, que la contracción económica ha comenzado a desacelerarse.

Su cautelosa aclamación no es sin fundamento. Los mercados de acciones se han recuperado detrás de una corriente de data positiva. Recientemente, la Organización para Cooperación y Desarrollo Económico publicó indicadores que predicen un punto de cambio para muchos países. La expansión crediticia continúa escaseando. Los inventarios se están vaciando y tendrán que ser repuestos, avivando la demanda.

Pero no más pronto de lo que las observaciones de  Trichet llegaron a la prensa, las actualizadas estadísticas de la Unión Europea mostraron un frente frío soplando violentamente a lo largo del Atlántico. La disminución en la producción de la Unión Europea se aceleró bruscamente en el primer trimestre, frustrando el optimismo oficial y del mercado. Las nuevas reclamaciones de desempleo en E.U. saltaron luego de parecer que habían dejado de cambiar. Y las exportaciones chinas, las cuales habían estado creciendo continuamente después del colapso del pasado otoño, se inclinaron hacia abajo una vez más.

¿Son estas repercusiones descendentes una creciente recuperación o son señales de un retorno a la caída libre? La respuesta es: nadie sabe.

Mervyn King, gobernador del Banco de Inglaterra, es directo y franco al juzgar que el balance de las influencias en la economía en el momento es extraordinariamente difícil.

Las economías se están comportando de una forma impredecible y continuarán haciéndolo. La inestabilidad es tanto causa como consecuencia de la gran incertidumbre que ha estado extendiéndose desde los mercados financieros.

¿Cómo enfrentar los abruptos cambios?

Temerosa y confusa, la gente reacciona erráticamente a las cambiantes noticias, reforzando el comportamiento difuso del mercado.

Esto no ayuda a que nuestras teorías económicas sean construidas para un mundo diferente. La mayoría de modelos pintan que las economías se mantuvieron cerca del equilibrio por ajustes suaves. Pero enfrentamos un peligro muy real de grandes y abruptos cambios: colapsos bancarios o crisis de divisas. Y a diferencia de los que la mayor parte de modelos asume, los precios no están compensando a todos los mercados apropiadamente: el costo del crédito puede ser de bajo récord, pero es difícil encontrar prestamistas que no disminuyan sus balances generales.

La niebla eventualmente se disipó, pero los gobiernos deben ayudar, aportando transparencia a los opacos mercados, y ser francos acerca de los costos que todavía quedan por venir. La honestidad es una virtud, y en la actualidad también es una necesidad.

Principales divisas no se recuperan de crisis financiera

La columna de LEX

De todos los esfuerzos vanos en las finanzas, las divisas están por encima de todos. Pero desde el inicio de la crisis de crédito al menos las reglas de juego han sido bastante sencillas. Si el mundo se estaba volviendo más arriesgado, se compraban dólares o yen. En cambio, en días mejores, los comerciantes acumulaban en divisas de riesgo más alto: en libra esterlina, por instancia, o bienes tales como el dólar australiano.

En las semanas anteriores, sin embargo, la confusión había retornado. Seguro, las divisas han respondido a las conversaciones de las “primeras evidencias” de recuperación. Pero el yen, por ejemplo, ha estado fortaleciéndose desde que las acciones tocaron fondo en marzo. En el mismo periodo, el dólar se recuperó en contra del euro, pero ahora está de vuelta a donde estaba. También la libra esterlina está por todas partes en relación al euro. Todavía los desconcertados comerciantes pueden ser interpretados como una señal positiva de que la normalidad está retornando a los mercados. 

Las tasas de interés bajas atacan a los ahorrantes

Alice Ross y Steve Lodge

Cientos de miles de ahorrantes tienen su dinero languideciendo en cuentas con nombres tales como “Oro líquido” y “Primeros ahorros” aunque ellos ofrecen cerca de cero interés.

Algunas de las cuentas imponen un periodo de preaviso de 90 días para retirar los fondos.

La Autoridad de Estándares Publicitarios dijo recientemente, que estaba buscando lanzar este año una investigación con respecto a la publicidad bancaria, la cual cubriría tales cuentas. El Consejo de Estándares de Códigos Bancarios dijo, que claramente había el espacio para revisar la forma en que los bancos promovieron tales cuentas.

Más de una de cada cuatro cuentas de acceso instantáneo pagaron tasas de interés cerca de cero con balances de un máximo de £10,000, la compañía encontró, y muchas también rindieron retornos mínimos en sumas mucho mayores.

Los bancos estuvieron ofreciendo como mucho un 6.5% de interés en las cuentas de ahorro de acceso instantáneo el pasado noviembre. Pero esas tasas cayeron de picada ya que la crisis financiera provocó grandes reducciones en las tasas oficiales de interés.

Ciertos bancos y sociedades de crédito hipotecario todavía ofrecen tasas de un máximo de un 2.75%, pero tales acuerdos a menudo duran sólo 12 meses, creando grandes diferencias entre las tasas pagadas a los clientes nuevos y a los ya existentes.

Para los ahorrantes, esto parece absolutamente pésimo. No hay mucho de recompensa para la lealtad por el momento.   Sería mejor que los ahorrantes muevan sus fondos periódicamente.

Los inversionistas de Estados Unidos siguen a quienes saben

Kiran Stacey

Cuando seis ejecutivos en General Motors vendieron sus acciones la semana pasad,  en la compañía esto provocó una crisis en las acciones a niveles nunca antes vistos desde el 1933. Esto pareció un acuerdo trivial, ya que las ventas totalizaron alrededor de $300,000. Pero la compra y venta por parte de las personas conectadas a la compañía, lo que los americanos llaman “insider trading” (Tráfico de información confidencial o privilegiada y el uso de esta información para beneficio propio), sin ninguna connotación de ilegalidad, ha sido visto como la perspicacia más certera en la perspectiva para GM. Si sus propios ejecutivos no quisieron retener las acciones, las cuales se estuvieron comerciando en bajas históricas, ¿por qué deben hacerlo los inversionistas externos? Por supuesto, no todas las acciones son tan volátiles.

Pero el incidente mostró cuan serio los inversionistas de E.U. toman las negociaciones de los directores, como un indicio de la salud de una empresa. “Este es uno de los mejores indicadores”, dice Dave Rovelli, jefe de comercio en Canaccord Adams. “No hay mejor señal para la compañía que si uno ve los que tienen información privilegiada comprando sus acciones”. Los que tienen información de la compañía, ciertamente parecen tener una sagacidad no compartida por el resto del mercado. Cualquiera que notara la gran venta  de ellos en julio y agosto de 2008 no debe haberse sorprendido por el colapso del mercado que continuó en septiembre y octubre. El patrón fue repetido este año, con la gran venta de los que tienen información privilegiada en E.U. a finales de febrero, llegó justo a medida que el índice S&P 500 se estuvo aproximando a la baja final de 666 puntos el 6 de marzo.