FINANCIAL TIMES
Los huracanes no son suficientes para impulsar el gas natural

Los huracanes que afectan al Golfo de México en las costas  de Estados Unidos eran usados como una buena noticia para los alcistas del gas natural ya que los precios suben con la proyección de las interrupciones del suministro.  Ya no más.

El boom en la producción del gas de esquisto de Estados Unidos ha reducido la influencia de la región que ahora asciende a un 7% de los suministros de Estados Unidos, bajó desde más de 20% en  2005, poniendo otro tornillo en el ataúd a los precios del gas natural.

Sin el viejo aumento de precio a causa de los huracanes, el mercado de gas natural se está concentrando en el problema real: el exceso de suministro masivo en vías de crecer aún más debido a la decadente demanda en los próximos tres meses cuando las temperaturas bajen.

Los futuros de gas natural de EEUU llegaron a un alza de siete meses de $3.277 por millón de unidades termales británicas a finales de julio, bajando más de un 20% desde entonces cuando los mercado anticiparon el fin de la temporada de aire acondicionado.

“En el corto plazo, este es el último hurra para los bajistas”, dice Teri Viswanath, analista de gas natural en BNP Paribas de Nueva York, agregando que las preocupaciones por el exceso de suministro de esquisto estaba resurgiendo una vez más. 

Los precios del gas natural del Nymex September de Estados Unidos estuvieron ayer en $2.624, debajo del 83% de alza histórica de más de $14 por millón de unidades termales británicas fijada en el 2005.

El boom en el gas de esquisto ha empujado los precios del gas natural en EEUU hasta el nivel más bajo en casi una década, mientras los precios en otros lugares del mundo, y particularmente en Asia, quedan altos.

La diferencia en el precio está aportando un enorme incentivo para las industrias de energía intensiva, tales como las compañías fertilizantes, para reubicar sus plantas en Estados Unidos.

La producción de gas natural, sin embargo tiene que reaccionar significativamente al panorama de bajos precios.

El número de plataformas desplegadas para perforar pozos se ha más que reducido desde hace un año. 

No obstante, las cifras de Bentek Energy, una consultora de EEUU, muestra que la producción de gas todavía se elevó cerca de un 5% durante el primer semestre de este año.  Vikas Dwivedi, analista de materias primas en Macquarie de Houston, dice que la discrepancia se debe al hecho de que “la eficiencia de perforación está continuamente en aumento”.

El nivel de inventarios también sigue siendo alto. En junio, las reservas totales llegaron a 3 trillones de pies cúbicos por primera vez para ese mes. El Departamento de Energía de Estados Unidos pronostica que las reservas para finales de octubre, justo antes del inicio de la temporada de calefacción invernal, excederán un récord de 3.9 trillones de pies cúbicos por debajo de la capacidad de más de 4.1 trillones de pies cúbicos.

La combinación de un suministro todavía creciendo, los altos inventarios y una disminución estacional en la demanda pintan una perspectiva alcista para los precios del gas natural en las próximas semanas: la mayoría de los analistas están de acuerdo en que los precios están determinados a bajar hasta debajo del rango de $2 por millón de unidades termales británicas en abril cuando el mercado anticipó un otoño más frío de lo normal. 

El potencial para las bajas temperaturas es motivar a los alcistas, que el año pasado lucharon con un invierno más caliente de lo normal. Matt Rogers, presidente de la consultora Commodity Weather Group, dice que la llegada del fenómeno climático El Niño es posible que traiga un otoño más frío y aumente la demanda de calefacción. 

Si la demanda aumenta justo cuando la producción comience a reaccionar a meses y meses de bajos precios, los alcistas podrían gozar de una recuperación.

David Greely, director de investigación energética de Goldman Sachs en Nueva York, espera precisamente ese escenario, diciendo que él está “alcista” respecto a los precios del año próximo con un pronóstico de $4 por millón de unidades termales británicas en el verano.

El otro factor de apoyo al que los alcistas están apostando es el cambio estructural en la generación energética de EEUU de carbón a gas natural.

Cinco años atrás, el carbón ascendió a casi la mitad de la electricidad producida en Estados Unidos. Pero su porcentaje ha bajado gradualmente y el pasado abril las plantas de gas natural combinaron la producción de electricidad del sector del carbón, con cada combustible proporcionando un 32% de la generación total.

Los analistas anticipan que el gas natural continuará haciendo incursiones en el sector eléctrico de Estados Unidos, mientras que las instituciones de servicio público apagan los antiguos e ineficientes generadores de carbón. 

El Departamento de Energía   pronostica que el nivel del retiro de capacidad de carbón en   2012  es posible que sea la cantidad más grande en un año en la historia de la nación”.

La cifra

3.277dólares. Por millón de unidades termales británicas a finales de julio  es el aumento de los precios futuros del gas natural de los Estados Unidos, bajando más de un 20% desde entonces cuando los mercados anticiparon el fin de la temporada de aire acondicionado.

G20 señala los ‘preocupantes’ precios de los alimentos

Javier Blas,

El G20 ha dicho que la situación actual de espiral en los mercados de soya y maíz y los crecientes precios del trigo eran “preocupantes”, pero se contuvieron de convocar una reunión de emergencia para discutir los recientes incrementos de los precios, dando tiempo a que Washington actualice sus pronósticos de producción.

Los oficiales de agricultura de Francia, EEUU y México, que representan al G20, y las varias agencias de las Naciones Unidas sostuvieron una videoconferencia telefónica para evaluar el aumento en los precios globales de los alimentos después que EEUU, el mayor exportador del mundo de productos agrícolas, sufriera su peor sequía en medio siglo. 

“La actual situación del mercado es preocupante”, dijo el G20, de acuerdo a la declaración publicada por el Ministro de Agricultura de  Francia. No obstante, el G20 también denotó que debido a la estabilidad de los precios del arroz “ninguna amenaza está rondando la seguridad alimentaria global”. Las discusiones se presentan en un momento en que la economía global resiste el tercer aumento de precios en cinco años, con el costo del maíz y la soya llegando a un alza histórica este mes.

El grupo decidió contenerse de llamar a una reunión de emergencia por el momento, y en cambio esperar a que el Departamento de Agricultura de EEUU (USDA, por sus siglas en inglés) publique un pronóstico actualizado del tamaño de la producción, programado para el 12 de septiembre.

“La decisión fue “esperar y ver” por unas pocas semanas más”, dijo un oficial que participó en la conferencia. París dijo que el G20 seguiría “vigilante” y agregó que el próximo informe del USDA podría “justificar la pronta convocatoria de una reunión” para discutir el incremento de los precios alimentarios.  La reunión sería la primera del llamado Foro de Rápida Respuesta, un organismo recién creado para “promover la pronta discusión entre los oficiales de nivel de decisión sobre las anormales condiciones del mercado internacional”.

El Foro es parte del Sistema de Información del Mercado Agrícola (AMIS, por sus siglas en inglés), el cual es respaldado por el G20 y fue creado el año pasado por iniciativa de Francia, y que, además, fue visto como una respuesta política a la crisis del 2007-08.  Los oficiales del G20 enfatizaron que las discusiones sobre una potencial reunión del Foro no era señal de pánico.
VERSIÓN AL ESPAÑOL DE ROSANNA CAPELLA