FINANCIAL TIMES
¿Puede EEUU mantener a Europa a una distancia segura?

http://hoy.com.do/image/article/672/460x390/0/23014FD0-05A1-40B6-BDF1-A1296C81499A.jpeg

Dave Shellock
Mientras la crisis de deuda soberana de la eurozona ha dominado los movimientos del mercado, las señales de mejoría en la economía estadounidense han ofrecido una luz más positiva sobre la perspectiva de inversión.

 ¿Puede Wall Street encogerse de hombros frente a la crisis en Europa? “Las conversaciones de desvinculación están de moda nuevamente”, dice Barry Knapp, estratega de acciones en Barclays Capital de Estados Unidos. “Estamos inclinados a creer que los mercados pueden verdaderamente estar en desacuerdo en caso de una contracción del crédito en Europa, pero existe la pequeña duda de que la data económica de Estados Unidos ha respaldado los mercados estadounidenses y al mismo tiempo ha frustrado a los comerciantes que todavía esperan que se presenten otras consecuencias.

“Desde finales de octubre, el rendimiento del S&P 500 ha diferido  de muchos de los pares globales, notablemente superando el Korean Kospi, el cual vemos como un representante para el crecimiento global. Este ha sido garantizado por la relativa mejora en la data macro de Estados Unidos y las fuertes ganancias del S&P 500.

“En el cercano plazo estas tendencias ayudan a mitigar las preocupaciones internacionales. No obstante, no somos tan sanguinarios y esperamos un fuerte constreñimiento para que las acciones de Estados Unidos comiencen en el primer trimestre del 2012, dadas las preocupaciones del crecimiento global y las preocupaciones políticas frente a las elecciones”.

Rob Carrel, jefe economista internacional de ING, dice que la inhabilidad de los mercados en enfocarse en más de una cosa al mismo tiempo probablemente ha sido un enorme alivio para la Tesorería de Estados Unidos, dado que las finanzas públicas del país no lucen mucho mejor que algunas naciones de la eurozona que están saturadas de deuda.

“La posición de deuda neta de Estados Unidos es casi la misma de Portugal, pero es peor que la de Irlanda”,  agregó. “Su déficit está corriendo cerca de dobles dígitos y tiene una posición de financiamiento externo bastante mala y, por supuesto, perdió su clasificación de crédito triple A de S&P. Por otro lado, el “súper-comité asignado para buscar una reducción del déficit de US$1, 200bn- US$1,500bn entre ahora y el 2020 parece posible que sólo llegará a un acuerdo parcial.  Sin embargo, aunque la eurozona está luchando para poder prevenir el colapso del mercado de bonos, el rendimiento sobre las tesorerías de Estados Unidos a dos años está cerca de un récord bajo. El simple hecho es que Estados Unidos no es parte de la eurozona, y por ahora eso sólo puede ser suficiente para mantener la demanda de los bonos de las tesorerías, falle el súper-comité o no”.

Dario Perkins, de Lombard Street Research, dice que es comprensible la fijación de los mercados en la eurozona, dado que sigue siendo la más clara y más inmediata amenaza para la estabilidad financiera global. “Pero la perspectiva económica para el 2012 todavía parece difícil, incluso si los políticos europeos pudieran presentar una solución”,  dijo Perkins. 

Esto es debido a que los fundamentos básicos de la economía global están tambaleándose dados los masivos desequilibrios comerciales. En pocas palabras, China culpa a Estados Unidos por las políticas irresponsables monetarias y del sector financiero.

Los estadounidenses culpan a los asiáticos por su exceso de ahorros e intervenciones monetarias. En realidad, todo esto ha jugado un rol. La única solución benigna a todo habría requerido un grado de una coordinación política global que es improbable que nunca que se vea.

Así que, en cambio, enfrentamos un crecimiento continuamente débil entre un ajuste económico prolongado y lo que sucederá en Europa en los próximos meses. 

Las frases

Dario Perkins

Es comprensible la fijación de los mercados en la eurozona, dado que sigue siendo la más clara y más inmediata amenaza para la estabilidad financiera global”.

Rob Carrel

La posición de deuda neta de EEUU es casi la misma que la de Portugal, pero es peor que la de Irlanda”.

Wall Street tiene muchas razones para sentirse nerviosa

Michael Mackenzie

Nada inquieta más a Wall Street en la actualidad que tratar de cuantificar qué exposición pueden tener los bancos de Estados Unidos para los países endeudados y los socios financieros de la eurozona. Pero, más allá hay otras fuertes razones de porqué las financieras de Estados Unidos están luchando mientras se enfrentan a un futuro regulado de forma más estricta y menos rentable.

En primer lugar, los hechos en Europa están dominando las pantallas comerciales en Nueva York, Connecticut y Chicago. No importa cuán fuertemente los ejecutivos bancarios traten de explicar que su exposición a la deuda de la eurozona es limitada y protegida, los inversionistas de crédito y acciones no están en la actitud de extender ni siquiera un ápice de confianza.

La aversión de riesgo hacia las financieras de EEUU refleja la complejidad de las finanzas modernas y un sistema de bancos globales vinculados por debajo de la superficie a través de los derivados y las exposiciones de balances generales, los cuales como un iceberg pueden perforar un barco por debajo de la superficie del agua.

“Los inversionistas pueden manejar el riesgo, pero no la incertidumbre”, dijo Jack Ablin, jefe de inversión de Harris Private Bank. “Las acciones financieras pertenecen a un sector que parece barato, pero que se mantiene abaratándose cada semana”.

El reporte no contiene nada tan significativo, pero su publicación fue suficiente para obligar a los comerciantes e inversionistas a pulsar la tecla de “vender”.

“Fitch cree que a menos que la crisis de deuda de la eurozona sea recibida en una manera oportuna y ordenada, la amplia perspectiva para los bancos de EEUU será oscurecida”, dijeron sus analistas.

Esto tampoco ayuda a resolver los problemas de los bancos en el momento en que su compra de seguros de crédito como una protección sobre los bonos de la eurozona puede que no pague actualmente en el caso de que los países dejen de cumplir sus obligaciones.

A medida que los bancos de EEUU han protegido parte de sus exposiciones europeas a través del mercado de permutas de riesgo crediticio, esta táctica podría demostrar ser problemática si la condonación voluntaria de la deuda se vuelve más frecuente y los contratos de CDS no son impulsados”, dijo Fitch.

Un vistazo a lo largo de la intrincada red de mercados financieros muestra que el contagio está aumentando, y, mientras la negatividad esté lejos de los niveles extremos alcanzados a consecuencia del colapso de Lehman Brothers en el 2008, la actitud se está oscureciendo.

Los inversionistas en acciones pueden ser bien servidos si siguen los mercados de derivados para obtener pistas. Aquí, un vistazo a las extensiones de las permutas de tasa de interés que han alcanzado su nivel más alto desde mayo de 2010, y su reciente tendencia alcista se ha acelerado igual que otras medidas clave de riesgo financiero se han deteriorado adicionalmente.

Entonces no sería ninguna sorpresa que el índice de financieras S&P comenzara la semana de comercio muy depreciado y estuviera en curso de cerrar aún a precios más bajos ya que el temor por lo desconocido queda como sentimiento dominante.

El índice de financieras bajó más de un 22% en el año y se ha tambaleado muy cerca de un 30% desde su alza de febrero. El índice se cotiza 10.4 veces las ganancias de muchos bancos en precios por debajo de su valor contable, en otras palabras sus activos se valoran más de lo que el mercado cree. Tales valoraciones implican que el sector está enormemente subvaluado o sus activos están sobrevalorados.

“Los bancos son increíblemente baratos, tienen mucho más capital y balances generales más fuertes”, dijo Jim Paulsen, de Wells Capital Management.

El no tener nada que ayude en un ambiente regulativo más duro amenaza con reducir los ingresos de grandes financieras de EEUU. Los bancos requieren permiso para aumentar los dividendos de los reguladores y sus recientes esfuerzos de pasar más altos honorarios a los consumidores que se han tambaleado.

Los ejecutivos de Wall Street pueden reivindicar su opinión de que la fiebre de la eurozona no los infectará. Pero los inversionistas en acciones tienen suficientes razones para no precipitarse en comprar un sector cuyo modelo de ingresos enfrenta más que suficientes desafíos.

VERSIÓN AL ESPAÑOL DE ROSANNA CAPELLA