FINANCIAL TIMES
Revolución de esquisto de EEUU afecta derivados del petróleo

http://hoy.com.do/image/article/837/460x390/0/49CD9A4D-FC52-4036-AE4D-8B7272E0AAB4.jpeg

Escrito por Ajay Makan

Londres. La presión sobre los precios de futuros está haciendo más difícil que las pequeñas empresas logren contratos de cobertura, según escribe Ajay Makan.
A medida que la revolución de esquisto de Estados Unidos (EEUU) transforma el comercio global de petróleo, también está causando conmoción en el mercado de derivados, y haciendo la vida más difícil para los productores del esquisto de EEUU.

Las compañías detrás de incrementar la producción de crudo de EEUU están vendiendo más de su producción por adelantado para garantizar beneficios. Eso está poniendo una presión descendente para los futuros de los precios petroleros, haciendo más difícil que esas compañías entren en cruciales contratos de cobertura.

Desde principios del 2011 la producción de crudo del campo Bakken en Dakota del Norte, el más prolífico yacimiento de esquisto de EEUU, casi se ha triplicado. Durante el mismo período, el precio del benchmark West Texas Intermediate tres años más tarde ha caído desde más de US$105 el barril en abril y mayo de 2011, hasta un mínimo de US$81.51 en junio de este año.
Esa es una preocupación para las compañías independientes que dominan la producción de esquisto de EEUU. Para atraer el crédito ellos necesitan mantenerse perforando, la mayoría de estas compañías venden contratos de futuros para mostrar a las instituciones crediticias que ellos han cerrado un precio del petróleo que es más alto que su costo de producción.

Aunque el precio del petróleo en umbral de rentabilidad difiere de compañía a compañía, dependiendo de los costos de producción donde ellos están activos y del perfil de deuda de la compañía, algunos analistas dicen que los precios de futuros se están acercando a una zona de peligro.

“El crecimiento de la producción petrolera de Norteamérica también depende de la continua fortaleza de los precios petroleros en lo adelante. Para aumentar la producción del petróleo, la industria norteamericana de exploración y producción necesita ver un mínimo de precio de $85-$90 el barril WTI”, dice Stephen Shepherd de Simmons y Co, un banco de inversión energética con bases en Houston.

Un banquero que coordina contratos de cobertura para los independientes describe las siguientes implicaciones sin rodeo: “Si los más pequeños no pueden cubrir por encima de su costo de producción, están muertos. Ellos no serían capaces de pedir prestado, así que tampoco serían capaces de llevar a cabo perforaciones”.

Ese banquero y otros advierten que las compañías más pequeñas sólo tienden a cubrir los próximos uno o dos años, donde los precios de los futuros no han bajado demasiado. Dos años más adelante el WTI llega a una baja de $83.69 como este año, por ejemplo. Aún así, un analista que asesora productores independientes dice que el mes pasado presentó varios cuestionamientos sobre los precios de futuros a largo plazo.

La razón principal para el descenso de los precios, dicen los analistas y comerciantes, son las actividades de cobertura de los mismos productores de petróleo de esquisto.
Como el volumen de producción en manos de los productores independientes crece, EOG, un barómetro del productor petrolero independiente, duplicó la producción de crudo y condensado entre el 2010 y el 2012, al igual que su actividad de cobertura.

Mientras la protección no tenga que hacerse a través del mercado de futuros, las compañías también pueden usar opciones, o entrar en contratos de permutas con los bancos, todas las estrategias de cobertura tienden a afectar el mercado de futuros, ya que los bancos tienen que cubrir sus propias posiciones. Y los productores tienden a cubrirse más en el futuro que los usuarios del petróleo, como son las aerolíneas que compran la producción. Esto tiende a deprimir los precios por más tiempo.

“Siempre ha habido un desfase entre los productores y consumidores en el mercado de futuros, pero el incremento en la producción por parte de los independientes lo ha empeorado”, dice Jonathan Whitehead, director global de mercados de materias primas en Société Générale.

La pregunta ahora para los productores de gas de esquisto es si nada compensará su creciente actividad de cobertura.

En un mercado normal de compradores naturales de petróleo, tales como los usuarios de refinerías y combustibles que consumen productos petroleros, serían atraídos nuevamente al mercado, usando los más bajos precios de futuros para cerrar los precios.
Ciertamente, algunos participantes del mercado dicen que ha habido señales de algunos consumidores que han sido tentados para regresar al mercado por la reciente baja en los precios de futuros.

“En las últimas seis semanas hemos visto ciertas compañías de transportación tomando ventaja de los bajos precios en la parte final de la curva para protegerse por más tiempo de lo normal”, dice Riccardo Bortolotti, director de corporaciones energéticas del equipo de derivados de materias primas de BNP Paribas.

Pero la llamada cobertura del consumidor ha estado decayendo en los últimos años ya que la volatilidad del mercado petrolero ha bajado, haciendo menos atractiva la cobertura. Las aerolíneas, de los mayores compradores de futuros de petróleo, también han estado constreñidas en su actividad de cobertura a causa de balances generales relativamente débiles.

Para algunos analistas, eso implica que los precios a largo plazo probablemente serán más bajos que los precios puntuales para el futuro previsible, una condición del mercado conocida como “backwardation”.

“Nos dirigimos hacia una persistente “backwardation” en la parte final de la curva, reminiscencia de la década de los 90 cuando los mayores despojaron de una parte de la producción a los independientes”, dice Jeffrey Currie, director global de investigación de materias primas de Goldman Sachs. Si fuera cierto, los pioneros independientes de la revolución de esquisto necesitarán llegar a enfrentar desventajas.

Suertes mezcladas en el sector bancario

Acciones Deutsche Bank caen y de UBS se elevan

Neil Dennis
 
El Deutsche Bank cayó después de advertir que enfrentaba costos de cientos de millones en euros para cumplir con nuevas regulaciones de apalancamiento dirigidas a reducir la exposición de la industria al riesgo sistémico.
 El Banco también reportó un 49% de disminución en el ingreso del segundo trimestre ya que puso de lado 630 millones  euros costos legales por defenderse contra investigaciones dentro de su rol como suscriptor de valores respaldados por hipotecas de EEUU y en el escándalo de fijación de la tasa Libor. Las acciones del Deutsche Bank cayeron en un 3.9% hasta 34.50 euros.

No obstante, UBS se elevó un 2.3% hasta Sfr18.15 después que el ingreso del segundo trimestre fuera impulsado por el origen de una división de banca de inversión.

La compañía, que publicó sus resultados preliminares la semana pasada, agregó que estaba planificando volver a comprar un fondo creado por el Banco Nacional de Suiza en el 2008, con el fin de ayudar a UBS a deshacerse de activos tóxicos.

El panorama mezclado del sector bancario fue emblemático del desempeño del FTSE Eurofirst 300 ya que el índice paneuropeo terminó poco cambiado, subiendo menos de 0.1% y quedando en 1,206.18.

EDF, la empresa energética francesa, fue el mejor rendidor en el índice, elevándose un 7.4% hasta 21.73 euros después que un 6.9% de incremento en las ganancias del primer semestre provocó que la compañía aumentara su objetivo de crecimiento de ingresos por el año completo.

El mayor generador de energía nuclear de Francia dijo que se estaba retirando del mercado de energía atómica en EEUU debido a la creciente competencia de alternativas baratas como eran el gas de esquisto.

En el extremo inferior del Eurofirst quedó K+S, la empresa minera de potasio alemán, después del joint venture con Belarus Potash Compañy, el mayor productor del fertilizante, se disolvió y los copropietarios dijeron que ya no fijarían los precios.

Uralkali de Rusia, una de las empresas involucradas, dijo que el fin de su contrato con Belaruskali podría forzar a que los precios globales del potasio bajaran  un 25%. Las acciones en Uralkali descendieron  un 18.8% hasta Rbs151.92 y K+S cayó un 23.7% hasta 20.24 euros.

Saipem, la compañía italiana de servicios de campos petroleros, ganó un 5.9% hasta 16.27 euros después que confirmó sus previsiones para el año.