Finanzas públicas no soportan más subsidio generalizado combustibles

Finanzas públicas no soportan más subsidio generalizado combustibles

Con la continua alza en los precios del petróleo, los subsidios a los combustibles se están tornando insostenibles para las finanzas públicas, en momentos en que el gobierno también se ha visto obligado a destinar recursos para enfrentar las alzas de los alimentos, provocados principalmente por el aumento de las materias primas en el mercado internacional.

Esto explica que el presidente Luis Abinader haya afirmado en Los Ángeles que tan pronto regrese al país de la Cumbre de las Américas se estudiará si se mantiene o no el subsidio a los combustibles.

El pasado 7 de marzo el presidente Luis Abinader anunció que el gobierno mantendría congelados los precios de los combustibles mientras el petróleo se cotizara entre 85 y 115 dólares por barril. Ayer el precio del petróleo alcanzó los …… dólares, nivel que desborda el tope de 115 dólares que había establecido el gobierno para mantener el subsidio.

Consultado sobre el tema, el economista Henri Hebrard consideró que al gobierno le resultará extremadamente difícil continuar manteniendo el subsidio con esos niveles de precios y aboga por focalizar el subsidio a los carburantes más utilizados por los sectores vulnerables de la población.

De manera específica sugirió focalizar el subsidio al gas licuado de petróleo, así como la gasolina y el gasoil regular, debido a que son los derivados del crudo que usan las amas de casa, los trabajadores del volante y los sectores productivos.

En los primeros cinco meses del año, el gobierno destinó 17,000 mil millones de pesos en subsidios a los combustibles; es decir, casi un 11% más (1,640 millones de pesos) del monto total que se pagó por ese concepto durante el año 2021.

La medida de otorgar un subsidio transitorio a los combustibles, dispuesta por el gobierno el pasado 7 de marzo, establecía que una vez superada la barrera de los US$115 por barril, se traspasarán los incrementos del petróleo a los precios internos de los carburantes.

Puede leer: Advierten dificultades para mantener subsidio a combustibles tras últimas alzas del petróleo

El gobierno está asumiendo un sacrificio fiscal, equivalente a RD$1,600 millones semanales para contener las alzas y garantizar la estabilidad macroeconómica del país.

Como país importador de los derivados del crudo, República Dominicana es muy vulnerable al incremento de los precios del petróleo, pues afecta a la sociedad en su conjunto: gobierno, industrias, comercios, transportistas, otros sectores productivos y consumidores finales.

El comportamiento alcista del costo del crudo constituye lo que se denomina una inflación internacional importada, que impacta los precios en el mercado interno.

El 2021 fue el año de mayor subsidio a los combustibles con un pago que ascendió a los RD$15,360 millones, divididos entre 13 mil millones de pesos que adeudaba el gobierno a los importadores por el subsidio de combustibles de ese año y el saldo de la deuda pendiente que había dejado el gobierno anterior de RD$2,400 millones.

Además de los problemas de producción petrolera y de incremento en la demanda, en la crisis petrolera también está incidiendo la limitada capacidad de refinación.

Los derivados del petróleo que importa la República Dominicana son proyectos terminados como las gasolinas, el diésel y el gas licuado de petróleo (GLP), este último de uso doméstico y para el transporte de pasajeros.